Evangelio del día y reflexión breve – 13 de mayo de 2022

¿Qué situaciones hoy te roban la calma? ¿Hay personas que hacen que tu corazón se turbe? ¿Qué puedes hacer como cristiano ante las dificultades?
Evangelio del día (Juan 14, 1-16).
Evangelio del día (Juan 14, 1-16).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Juan 14, 1-6). En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No se turbe su corazón. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque ahora voy a prepararles un lugar. Cuando me vaya y les prepare un sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”.

Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?”. Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre si no es por mí”.

Puedes leer: El Evangelio de San Juan, ¿qué es y qué nos enseña?


Reflexión:

Sobre el Evangelio del día. Si hay algo que no nos falta en la vida son problemas, y por eso Jesús nos dice hoy: “No se turbe su corazón”. Así, los cristianos estamos llamados a resolver los acontecimientos sin reaccionar con violencia ni de forma esquizofrénica.

Jesús nos invita a actuar de forma diferente ante las situaciones que se nos presentan: los conflictos en la familia: ya sea con los hijos, padres o hermanos; las tensiones en el trabajo: ya sea con nuestros superiores, compañeros o subordinados; la frustración ante las injusticias, ante la guerra o corrupción social.

Te propongo que hoy pongas en oración a todas las personas y situaciones que en la actualidad te turban, te quitan la paz. Ora con ellas y por ellas. Pídele a Jesús Resucitado que te de su paz para que puedas abordarlas de otro modo, con paciencia, con una mirada más calmada, con distancia, de modo que no causen negatividad en ti.

Hoy recordamos a la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora de Fátima. Pidámosle que nos ayude a ser pacientes. Ella es una poderosa intercesora, una gran mujer que supo que la fuerza del amor siempre es más poderosa que la muerte, y que aquella muerte de su Hijo no podía terminar así, sino que venía lo mejor.

Texto basado en la reflexión del padre Juan Lozano, cmf., en Ciudad Redonda.