Evangelio del día y reflexión breve – 10 de mayo de 2022

¿Por qué la fe no debe ser sólo un asunto de carácter privado, sino también público? ¿A quién haremos caso: a los enemigos de la fe o a Jesús?
Evangelio del día (Juan 10, 22-30).
Evangelio del día (Juan 10, 22-30).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Juan 10, 22-30). Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del Templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón.

Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: “¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente”.

Jesús les respondió: “Se lo he dicho, y no creen; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí. Pero ustedes no creen porque no son de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas, y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno”.


Puedes leer: El Evangelio de San Juan, ¿qué es y qué nos enseña?

Reflexión:

Sobre el Evangelio del día. Hoy, en muchos espacios públicos se busca silenciar todo lo relativo a la fe cristiana y a las y prácticas religiosas, como si esto perteneciera únicamente al ámbito privado. No lo permitamos, porque no es cierto. La fe tiene su dimensión pública, y tiene derecho a ser expresada, no ocultada; escuchada, no silenciada.

La fe es un asunto personal y también público, porque propone una serie de valores y denuncia una serie de injusticias, y lo que tiene que decir no debe ser marginado. En muchos lugares no es políticamente correcto que un famoso deportista, cantante, político o actor de cine hable de sus creencias religiosas, de su fe o de su falta de ella.

Seamos, entonces, políticamente incorrectos, y expresemos sin miedo, en actitud dialogante, nuestra fe en todos los espacios de nuestra vida: trabajo, círculos sociales, comunidades vecinales, etcétera.

El Evangelio de Juan insiste en la figura de Jesús Buen Pastor, que llama a sus ovejas y cuida de ellas hasta dar la vida, con un amor sin límites. ¿Qué nos puede pasar con un cuidador de tanta categoría?

¡Actúa, trabaja y confía! Porque el “pastor” cuida de ti como cuidó de los primeros discípulos, como ha cuidado a tantos creyentes y como nos seguirá cuidando a los que sigamos escuchando su voz.

Reflexión tomada de Juan Lozano, cmf., en CiudadRedonda