Editorial

La escasez de agua puede generar un conflicto

La escasez de agua a causa del corte en el suministro del Sistema Cutzamala puso temporalmente en jaque a la Zona Metropolitana del Valle de México.

En estos días, la vida cotidiana de los habitantes se ha visto alterada, y nos ha acercado a una mirada de lo que podría ser el futuro de la capital: una de las ciudades con mayor demanda de agua en el mundo.

El cuidado ambiental ha sido una de las grandes preocupaciones de la Iglesia católica, especialmente durante el pontificado del Papa Francisco, quien expuso que “algunos estudios alertan sobre la posibilidad de sufrir una escasez de agua dentro de pocas décadas, si no se actúa con urgencia”.

Es una realidad para muchas zonas de la capital mexicana, pues la demanda ha superado la oferta, por lo que el llamado de Francisco se convierte en una voz profética que debe mover a todos.

El Papa advierte que el control del agua potable y limpia, podría convertirse en una de las principales fuentes de conflicto social, sobre todo cuando escasea y la clase gobernante actúa sin imparcialidad en su distribución.

Por tanto deber ser una prioridad el invertir más en el mantenimiento del complejo sistema de aguas, en el que se desperdicia cerca de 40% del líquido en fugas; además se debe crear una infraestructura eficiente para aprovechar las aguas pluviales.

El reto está en la óptima modernización, y la creación urgente de una cultura educativa sobre el cuidado de este recurso natural, que nos haga conscientes de que la escasez de agua es mayúsculo, pero la solución aún está en nuestras manos.