Arquidiócesis

¡Vamos al Tepeyac!

  • Todo listo todo para la peregrinación anual de la Arquidiócesis Primada de México a la Basílica de Guadalupe, la cual en esta ocasión tendrá un tinte juvenil por estar enmarcada en el Año de la Juventud que vive la Iglesia en el país.

 

Abimael César Juárez

Como es tradición, la Arquidiócesis de México abrirá el ciclo de peregrinaciones de todas las diócesis del país a la Basílica de Guadalupe, por lo que la Comisión de Eventos Multitudinarios y Evangelizadores invita a los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de la ciudad capital a gradecer a la Virgen Morena las gracias recibidas durante el 2017 y poner en sus manos los proyectos pastorales del año que apenas comienza.

En entrevista para Desde la fe, habla el P. Héctor Peña García, responsable de esta comisión arquidiocesana. Por principio de cuentas, explica que este año la tradicional peregrinación tendrá lugar el próximo sábado 13 de enero, y como es costumbre, partirá de la Ex Glorieta de Peralvillo hasta el Tepeyac, por Calzada de Guadalupe.

Recordó que los eventos masivos más importantes que se celebran en la Ciudad de México son la Solemnidad de Corpus Christi, que tiene verificativo en mayo o junio; el Rosario Viviente, que se lleva a cabo en el mes de octubre, y esta peregrinación anual, misma que marca el inicio formal de todas las actividades pastorales del año, las cuales se ponen en las manos de la Santísima Virgen de Guadalupe, “quien nos inspira a brindar mejores servicios en todos los sentidos”.

“En esta ocasión –añadió– también agradeceremos a Dios por los dones que recibió esta Iglesia particular en la persona del Card. Norberto Rivera Carrera, a lo largo de 22 años, y pondremos en las manos de nuestra Madre del Cielo el ministerio episcopal del Card. Carlos Aguiar Retes, quien el próximo 5 de febrero tomará posesión de la Arquidiócesis de México”.

El sacerdote precisó que la peregrinación incluye a las ocho Vicarías Episcopales, y cada año una de ellas encabeza el recorrido: “ahora tocará presidir la peregrinación a la V Vicaría ‘San Pedro Apóstol’, encabezada por Mons. Jorge Estrada Solórzano, Vicario Episcopal de esa zona pastoral”.

También refirió que en esta ocasión el evento tendrá un tinte juvenil por estar enmarcado en el Año de la Juventud, que vive la Iglesia en todo el país: “Por ello, los jóvenes irán al frente de cada vicaría junto con su Obispo, y rezarán el Santo Rosario, dirigidos por el Card. Rivera Carrera”. Antes de entrar a la Basílica de Guadalupe, se colocarán a su lado para hacer juntos el ingreso.

Al respecto, el P. Héctor Peña consideró que hoy más que nunca los sacerdotes deben comprometerse más con sus comunidades juveniles, para animarlas, motivarlas, buscar los medios para que asistan a este magno evento y hacer Iglesia, dando testimonio de solidaridad y comunión con su obispo, y expresando juntos la alegría de iniciar un año más.

Recordó que la peregrinación partirá a las 9:00 horas de la Ex Glorieta de Peralvillo; “en esta ocasión los seminaristas del Conciliar llevarán las imágenes de la Virgen de Guadalupe y de San Juan Diego para darle a este evento un sentido vocacional, como lo ha pedido el Papa Francisco; seguirá el coro; luego la V Vicaría, presidiendo la caminata, y por último, las otras siete Vicarías, representadas cada una con un color diferente en su vestimenta a fin de identificarlas”.

El P. Héctor Peña García también hizo un llamado a la comunidad arquidiocesana a invitar a más jóvenes y a más gente, no sólo a la peregrinación, sino a acercarse a la Iglesia. “Uno de los problemas de hoy es que carecemos de motivación y de compromiso; hacemos de nuestro servicio una labor limitada ‘a nuestros grupos’, ‘a mi parroquia’, ‘a mi familia’, y eso no es el proyecto de Dios; su verdadero fin es formar comunidades; en nuestro caso, identificarnos como Arquidiócesis de México, retomar como sacerdotes el compromiso de acompañar a nuestros jóvenes y a nuestros laicos, de hacernos uno con ellos, y caminar juntos en el camino de Dios, en el camino de la fe”.

Por último, señaló que asistir a la Peregrinación Anual de la Arquidiócesis de México a la Basílica de Guadalupe implica dejar de lado otras actividades para darle más énfasis a la misión evangelizadora. “Santa María de Guadalupe es la misionera que nos inspira a cada uno de nosotros, con un amor juvenil para ir a las nuevas generaciones, de salir al encuentro con todos nuestros hermanos; peregrinar es precisamente eso, salir y encontrarnos con nuestra Madre del Cielo en esa casa común del Tepeyac, para depositar en ella nuestros proyectos de inicio de año, pero sobre todo, para ser instrumentos del Señor, para ser misioneros en nuestra ciudad, que tanta falta nos hace”.