Llegará a México empresa católica de asesoramiento financiero

  • Sus principales clientes son entidades religiosas, a quienes se les orienta a invertir de manera coherente con su fe; se busca que los beneficios apuntalen la oración, la misión y las vocaciones.

Abimael César Juárez

Con 15 años de experiencia en la banca de inversión, hace tres años el madrileño Borja Barragán tomó la decisión de asumir como apostolado lo que sabía hacer, y así fue como se convirtió en el fundador de Altum Inversión Fiel, una empresa de asesoramiento financiero que se rige bajo los criterios del Magisterio de la Iglesia Católica. Esta empresa pronto podría establecerse también en México.

En entrevista para Desde la fe, Borja Barragán explicó que su finalidad principal es ayudar de manera profesional a quienes desean invertir con rectitud, competitividad y rentabilidad, de manera coherente con la fe católica; es decir, invirtiendo en determinadas empresas sin comprometer su moral, pues hay muchos sectores que se alejan de la realidad cristiana.


Nos esforzamos –dice– en ampliar las opciones para que nuestros inversionistas tengan más posibilidades de elegir la empresa a la que van a destinar sus recursos, sin dejar de lado las enseñanzas legadas por los últimos tres pontífices, que a su vez sustentan las Guías de Inversión de Altum: “La defensa de la vida y la promoción de la familia, de san Juan Pablo II; la promoción de la dignidad humana, según el Papa Emérito Benedicto XVI, y el cuidado y la protección de la creación, que nos enseña el Papa Francisco”.

Sus principales clientes son personas o entidades religiosas, a las cuales asesoran para que puedan no sólo tener rendimientos que les permitan apuntalar sus actividades, sino rendir cuentas claras a los fieles u organismos superiores. “Un ecónomo me decía que la rendición de cuentas es el mejor acto de gratitud que se puede tener a toda esa gente que ha depositado su confianza en las personas o instituciones”, dice.

Explica que hay muchas empresas privadas que cuentan con iniciativas de caridad, pero destinan pocos recursos a proyectos en los que participan las comunidades religiosas, simplemente por su naturaleza: “Pero en Altum buscamos lo contrario: queremos que los beneficiarios de los recursos sean los y las religiosas, para que estos destinen más fondos a la oración, a la misión y a la formación de vocaciones”.

Borja aseguró que la empresa predica con el ejemplo; por ello, las personas que laboran en ella tienen un salario de acuerdo a los tabuladores de los funcionarios europeos, montos que son conocidos por todos de manera pública y transparente, lo cual les permite ganar lo suficiente para mantener a su familia y llevar una vida digna.

Altum Inversión Fiel, a pesar de estar establecida en Madrid, España, no se circunscribe a una zona geográfica, sino que es accesible para cualquier parte del mundo, y por ello ya se ha dado el primer paso para tener presencia en México a través del recientemente lanzado fondo de inversión “Altum Equidad de Fe”, con la finalidad de que los católicos mexicanos tengan acceso a una manera nueva de invertir conforme a sus valores.

Detalló que “ya hay conversaciones con algunas entidades financieras para que el inversionista mexicano tenga la posibilidad de dar un paso adelante basado en criterios morales a la hora de invertir. No sólo por coherencia, pues todos anhelamos buscar el bien, sino porque puede llevar a mayores y mejores utilidades”.

Informes: Aquí