Estudiante de enfermería representará a María en la 175 Pasión de Iztapalapa

  • Un punto muy importante fue la obediencia y el amor que manifestó la Virgen María a pesar de que juzgaron a su Hijo; yo buscaré transmitir ese amor: Zaira Virginia Vargas.

 

Abimael César Juárez

Este año el Comité Organizador de Semana Santa en Iztapalapa A.C. (COSSIAC) eligió a Zaira Virginia Vargas Zamora, de 19 años de edad, para personificar a la Virgen María en la edición 175 de la Representación de la Pasión y Muerte de Jesús en Iztapalapa, que se llevará a cabo del 25 al 31 de marzo en el Cerro de la Estrella de dicha demarcación. Vargas Zamora, quien fue elegida entre 12 aspirantes a representar a la Madre de Jesús, estudia el primer año de la Licenciatura en Enfermería en la UNAM, y es originaria del barrio de Santa Bárbara.


En entrevista para Desde la fe, externó que fueron varios los motivos que la impulsaron a participar en el concurso de selección realizado por el COSSIAC como aspirante a representar a uno de los personajes de mayor relevancia en este acto de piedad popular, declarado en 2012 Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.

Uno de las razones que tuvo –explicó– fue que en la edición 150 de la Representación, que tuvo lugar en 1992, su mamá participó con el mismo personaje, y al siguiente año representando a una samaritana; “por eso, desde niña ha sido mi anhelo; me siento bendecida y agradecida con Dios, también con el COSSIAC por haberme dado la oportunidad; la Representación coincide además con los 25 años de la participación de mi mamá”.    

Zaira Virginia Vargas explicó que la preparación física consiste en nadar diariamente –un deporte que practica desde que tenía nueve meses– así que su entrenador es quien la prepara físicamente para que esté en perfectas condiciones y pueda desarrollar bien su personificación. Refirió que también corre entre semana cuando sus horarios escolares se lo permiten; en cuanto a la parte espiritual, la tiene muy bien reforzada, pues es catequista en la Parroquia de Santa Bárbara desde hace tres años, y misionera con los Hermanos Servidores de la Palabra, algo que extrapola en su vida y ahora también en su personaje.

Agregó que todos los domingos las personas que participarán en la Representación acuden a Misa a las 8:00 horas, y posteriormente toman sesiones de misticismo, en las que se incluyen clases de la historia del pueblo de Iztapalapa; también tendrán un retiro el próximo 23 de marzo.

La joven estudiante de Enfermería explicó que, para efectos de la elección de quien representaría a la Virgen María, el COSSIAC consideró aspectos como la estatura y la edad; la aspirante debía medir 1.60 metros como mínimo y contar con más de 18 años; además, no debía tener tatuajes ni perforaciones; ser soltera; gozar de buena salud y solvencia económica; tener rasgos físicos de acuerdo con el perfil de la Virgen María; contar con disponibilidad de horario para acudir a los ensayos; tener facilidad de palabra y habilidades histriónicas, así como poseer conocimientos sobre la tradición de Semana Santa en Iztapalapa.

Para finalizar, Sara Virginia –quien resultó electa de entre de 12 aspirantes, con 22 de los 40 votos posibles–, señaló que con su participación en la edición 175 de la Representación de Iztapalapa, buscará transmitir el amor incondicional de María, “un punto muy importante en la obediencia y en el amor, ya que a pesar de que juzgan a su Hijo, ella sigue y seguirá estando presente para sus juzgadores y para todos nosotros”.