El Card. Aguiar nombra Canónigo Penitenciario al P. Hugo Valdemar

  • Asimismo, ratificó el nombramiento, anteriormente anunciado, del P. Jesús Hurtado como Vicario Episcopal de la Vicaría del Clero.

Vladimir Alcántara

Este 15 de agosto, en la Catedral Metropolitana de México, el Card. Carlos Aguiar Retes otorgó el nombramiento de Canónigo Penitenciario al P. Hugo Valdemar Romero, quien estuviera a cargo de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México durante la gestión del Card. Norberto Rivera Carrera como Arzobispo Primado.


El canónigo penitenciario es un sacerdote que forma parte del cabildo de una catedral, nombrado por el obispo, y tiene, en virtud del oficio, la facultad ordinaria, no delegable, de absolver en el fuero sacramental de las censuras latae sententiae no declaradas ni reservadas a la Santa Sede.

Esa facultad la tiene el Penitenciario incluso respecto de quienes se encuentren en la diócesis sin pertenecer a ella, y respecto a los diocesanos aun fuera del territorio de la misma. Para esta tarea, el obispo designa a un sacerdote que destaque por su doctrina e integridad de vida. Cabe señalar que el cargo de vicario general y episcopal es incompatible con el de Canónigo Penitenciario.

Asimismo, el Arzobispo de México nombró al P. Jesús Hurtado, en virtud de su experiencia pastoral y administrativa, como Vicario Episcopal de la Vicaría del Clero, misma que se dedicará a apoyar al presbiterio en cuestiones pastorales, espirituales y de desarrollo, y coordinará los seminarios para lograr una mayor integración respecto a la labor pastoral de esta Iglesia particular, especialmente para el buen desempeño de las Unidades Pastorales.