Comunicado. Aceptación de renuncia y traslado en la Arquidiócesis

Agradecimiento a Mons. Antonio Ortega y a Mons. Armando Colín por su servicio a la Arquidiócesis de México.
Escudo Arquidiócesis de México.

En este día, Su Santidad, el Papa Francisco, designó como nuevo Obispo de la Diócesis de Puerto Escondido, en la Provincia de Antequera-Oaxaca, a Monseñor Florencio Armando Colín Cruz, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México, y además ha aceptado la renuncia de Monseñor Antonio Ortega Franco, por motivos de edad.

En primer lugar, quiero manifestar a ambos mi agradecimiento por su ministerio ejercido en favor de esta Iglesia particular: Monseñor Armando Colín, durante una década en la Vicaría “Santa María de Guadalupe”; y Monseñor Antonio Ortega, durante 15 años en el gobierno pastoral de la Vicaría “San Miguel Arcángel”.

Quiero aprovechar para felicitar sinceramente a la Diócesis de Puerto Escondido por su nuevo pastor, un hombre sabio y comprometido, apasionado de las Sagradas Escrituras, que sin duda sabrá acompañarlos en su peregrinar hacia la Patria Eterna.


Y  de manera especial, quiero agradecer a Monseñor Antonio Ortega Franco por su gran servicio a esta Arquidiócesis de México. Con su testimonio inigualable de humildad y de entrega, sin duda deja una huella indeleble en todos nosotros, especialmente en la cuarta Vicaría. Pido a nuestro Señor Jesucristo que pague con creces todo su esfuerzo y que su ejemplo de vida anime a esta Iglesia particular a caminar hacia el Señor por las sendas de la santidad.

+Carlos Cardenal Aguiar Retes

Arzobispo Primado de México