Celebra la UPM “Jornada de oración por las víctimas de abuso sexual”

  • El acto fue presidido por el Card. Carlos Aguiar, quien tiene como una de sus prioridades erradicar dicho delito al interior de la Iglesia en la capital del país.

 

Vladimir Alcántara

 


Este 16 de julio, el Card. Carlos Aguiar Retes acudió a la Universidad Pontificia de México, donde encabezó la “Jornada de oración por las víctimas de abuso sexual”, organizada por el Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor (CEPROME), perteneciente a esta casa de estudios.

En dicha jornada participaron, además de un grupo de víctimas, numerosos sacerdotes, religiosas y laicos, quienes oraron por los afectados y por sus familias.
El P. Daniel Portillo Trévizo, Director del CEPROME, señaló que ha llegado el momento de trabajar con firmeza frente a los casos de abuso sexual sucedidos en la Arquidiócesis de México. “Ante Dios y su pueblo mexicano, expresamos nuestro dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales, cometidos por algunos miembros del clero contra niños, niñas y adolescentes. Avergonzados, pedimos perdón”.

Señaló que, como ha expresado el Papa Francisco, la “cultura del abuso y del encubrimiento es incompatible con la lógica del Evangelio”; y fijó el compromiso de la institución de acompañar a las víctimas, y ofrecerles la orientación necesaria en cuanto a los procesos punitivos a seguir, estipulados por el Derecho Canónico y el Derecho Penal, bajo el principio de “Cero Tolerancia” que ha establecido la Iglesia para quienes hayan cometido o cometan abusos sexuales, toda vez que erradicar este delito al interior de la Iglesia es una prioridad para el Arzobispo de México.

“Trabajando unidos –señaló el P. Daniel Portillo–, lograremos atender no sólo los casos de abusos cometidos en nuestro país, sino que ayudaremos a superar la crisis que este desastre estructural ha dejado en la vida de las víctimas. Somos conscientes de que para los cristianos la caridad es la fuerza que nos mueve a comprometernos con generosidad y valentía a favor de la vida de los demás, especialmente de aquellas personas cuyas historias han sido dañadas por el lacerante abuso sexual. Por tal motivo, se convocó a la comunidad cristiana a participar en esta jornada de oración”.

Asimismo, manifestó su confianza en que, a partir del trabajo con la comunidad de fieles, se podrán dar los pasos necesarios para una renovación y conversión eclesial. “La prevención del abuso sexual implica una transformación eclesial en sus procesos formativos que nos involucra a todos; reclama la presencia de una Iglesia profética, y por tanto, esperanzadora, que exige –como señala el Papa Francisco–, ‘una mística de ojos abiertos, cuestionadora y no adormecida’”.

El P. Daniel Portillo expresó que el Santo Padre nos alienta a “no tener miedo de involucrarse, y caminar impulsados por el Espíritu, en la búsqueda de una Iglesia cada día más sinodal, profética y esperanzadora; menos abusiva, porque sabe poner a Jesús en el centro, en el hambriento, en el preso, en el migrante, en la víctima de abuso”.

“Que Santa María de Guadalupe, Reina de México y Emperatriz de América, nos ayude a alcanzar la sanación, y a ofrecer al mundo un testimonio de esperanza y profecía”, finalizó el Director del CEPROME.


“Expresamos nuestro dolor por los pecados y crímenes de abusos sexuales cometidos por algunos miembros del clero contra niños, niñas y adolescentes”.