Anuncia el Card. Aguiar visitas a reclusorios

  • Durante su encuentro con la comunidad de la I Vicaría Episcopal, el Arzobispo de México manifestó su beneplácito por tener en la Vida Consagrada arquidiocesana un verdadero ejército del Señor.

 

Vladimir Alcántara

El Arzobispo Primado de México, Card. Carlos Aguiar Retes, acudió este lunes 7 de mayo a la Parroquia de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago, donde se encontró con la comunidad de la I Vicaría Episcopal “Santa María de Guadalupe”, en el marco de sus visitas de reconocimiento que ha venido haciendo por las distintas zonas pastorales de la Arquidiócesis de México. A su llegada, fue recibido por el Obispo Auxiliar, Mons. Florencio Armando Colín Cruz, quien le dio un cordial mensaje de bienvenida.


Durante la visita, el Card. Aguiar fue informado sobre diversos aspectos de la vicaría, tanto históricos como sociales, geográficos y estructurales. Posteriormente sostuvo una conversación con los ministros ordenados de esta zona pastoral, frente a quienes habló específicamente sobre dos temas: los cambios que se implementarán en el Seminario Conciliar de México y las visitas que realizará tanto a hospitales como centros de reclusión en la capital del país.

Sobre los cambios que implementará en la formación de los futuros sacerdotes, explicó que en primer lugar el Seminario Menor ya no se realizará en la modalidad de internado, sino que los alumnos contarán con una estructura de acompañamiento en familia; en segundo lugar, la etapa de Filosofía, en la que se ingresará al internado, será enriquecida con talleres, a fin de que los alumnos no sólo conozcan a los grandes pensadores, sino que desarrollen la capacidad de interpretar las realidades humanas.

Apuntó que tras la etapa de Filosofía, vendrá una Etapa Intermedia, en la que los seminaristas volverán a sus hogares y trabajarán durante un año en algunas empresas, lo que les permitirá convivir de cerca con otras personas y conocer los problemas cotidianos que atraviesan las familias. Luego de esta etapa –dijo–, en la que definirán si realmente desean el camino sacerdotal, vendrá la etapa de la Teología, en la que los seminaristas vivirán en pequeñas comunidades en casas curales, donde aprenderán cuestiones relacionadas directamente con el trabajo de la iglesia: la manera en que se lleva un Consejo Pastoral, para qué sirve un Consejo de Asuntos Económicos, cómo se desarrollan las Asambleas Parroquiales, cómo se administran los recursos, entre otros temas.

En cuanto a las visitas que planea hacer tanto a hospitales como a centros de reclusión capitalinos, el Card. Aguiar Retes señaló que dichas visitas son totalmente necesarias, puesto que tanto los nosocomios como las cárceles son expresiones de que el ser humano necesita mucho acompañamiento, por lo que su propósito es calendarizar una visita al mes.

En este sentido, anunció que el próximo 10 de mayo, en que se celebra el Día de las Madres, visitará a las internas del Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla. Cabe recordar que a finales de marzo visitó a empleados y cuerpo médico del Hospital Infantil “Federico Gómez”, a quienes felicitó por tan loable labor, así como a los pequeños pacientes y a sus padres, a quienes dirigió un mensaje de aliento.

Tras su encuentro con ministros ordenados de la I Vicaría, el Arzobispo de México se reunió con integrantes de la Vida Consagrada, a quienes manifestó su beneplácito por ser un verdadero ejército del Señor. Señaló que una encuesta levantada hace una década sobre catolicidad, arrojó que la gente tiene una valoración muy positiva de las mujeres consagradas, por encima de los sacerdotes, obispos y cardenales; “sin embargo –dijo– su trabajo se multiplicaría si lo hacemos juntos, si se deja de trabajar ‘como en capsulitas’, cada quien en su carisma. Tenemos que establecer dinamismos y buscar estructuras que permitan trabajar en comunión, y que la gente nos perciba como una sola Iglesia, a fin de que nuestra presencia en la Arquidiócesis sea muy fuerte”.

Finalmente, el Card. Aguiar Retes sostuvo un encuentro con laicos de la I Vicaría, a quienes felicitó por ser una gran estructura de servicio como agentes de pastoral. En esta parte, hizo una diferencia entre agentes de pastoral y laicos comprometidos, en el sentido de que los primeros desempeñan sus funciones como voluntarios al interior de la Iglesia, mientras que los segundos son personas que impactan positivamente en sus sociedades mediante la vivencia de los valores del Evangelio. Así, el Arzobispo de México llamó a la comunidad a ser ejemplo cristiano en el mundo como laicos comprometidos, aunque sin descuidar la labor al interior de las parroquias.

Para concluir su visita, el Card. Carlos Aguiar Retes presidió una Santa Eucaristía en la que llamó a los presbíteros, a las integrantes de la Vida Consagrada y a los fieles en general a dar a conocer a Jesús; “el Señor nos pide a nosotros, sus ministros, trabajar por la espiritualidad y la comunión. Aprovechemos nuestras distintas capacidades; que no cunda nunca ni la envidia ni el celo ni la competencia, sino la complementariedad, el trabajo en equipo y la comunión eclesial. Nuestros fieles, al ver los testimonios de comunión, crecerán también en la expresión de sus vidas en familia, en sus ambientes laborales, para poder dar a conocer a Jesucristo en el mundo de hoy”.