23 de octubre: San Juan Capistrano

Amigo de cuatros Papas y uno de los grandes predicadores de su época. Te contamos más
San Juan Capistrano
Foto: Especial

San Juan Capistrano fue amigo y colaborador cercano de cuatro papas: Martín V, Eugenio IV, Nicolás V y Calixto III, y se distinguió por su brillante carrera pues fue legado apostólico en Nápoles, Francia, Flandes, Sajonia y Sicilia, y por haber predicado de manera ambulante por varios países de Europa del Este, al punto de que ha sido llamado “El Santo de Europa”.

Te puede interesar: Durante 20 años estudió a san Juan Diego; este libro es el resultado

Él Nació en Capestrano, Italia, el 24 de junio de 1386, en el seno de una familia alemana que fue migrante de buena posición social; estudió jurisprudencia y alcanzó el título a los 26 años, en 1412; llegó a ser gobernador de Perugia, al ser designado por Ladislado I de Nápoles.

Cuando la ciudad fue invadida por el ejército de Segismundo Malatesta, de los Rimini, el cayó prisionero, y este tiempo de cautiverio le sirvió como parteaguas para pensar sobre su porvenir, de modo que decidió ingresar con los frailes franciscanos. Tras un año de estudios, en los que tuvo como maestros a San Bernardino de Siena, fue ordenado sacerdote en 1417 y llegó a ser Vicario General de la Orden a la que hizo algunas reformas.

A partir de ese momento y durante 40 años, Juan Capistrano comenzó a recorrer mundo predicando en las plazas públicas, primero en Alemania y Bohemia, donde hizo una fuerte campaña contra los husitas y los fratricelos; luego fue a Austria, Hungría y Polonia. El cronista Elia Capriolo cuenta que sus discursos llegaban a durar hasta 3 horas y que ocasionalmente ocurrían hermosos milagros. Después de muerto, se reunieron apuntes de los estudios que realizó para preparar sus sermones y estos sumaron 17 volúmenes.

Te puede interesar: El arte de celebrar

San Juan Capistrano, considerado como uno de los grandes predicadores, condenó con sus enseñanzas la herejía y la vanidad.

Un acontecimiento relevante fue que, en la batalla de Belgrado, de 1456, apareció con una cruz en las manos y consiguió que las tropas cristianas no decayeran y se lanzaran de nuevo contra los turcos, a los que finalmente derrotaron deteniendo el avance del islam.

Él falleció a causa de la peste en la ciudad de Ilok, Croacia, el 23 de octubre de 1456, a los 70 años, y fue beatificado en 1622 y canonizado en 1690 por el Papa Alejandro VIII, y su fiesta litúrgica es el 23 de octubre.

En el arte sacro es representado como monje franciscano, con una bandera con la cruz y un crucifijo, con una custodia con la hostia y predicando.

Compartir