Monjas presentan sus compromisos por la paz en México y las elecciones

Leer más
COLUMNA

Historias ciudadanas

Fe, esperanza y estrategia vs demasiada violencia

Cuando los jerarcas de la Iglesia dicen “es demasiada violencia” es momento de abrirse a la inteligencia ciudadana de la cual son proveedores.

4 abril, 2024
POR:
Autor

Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. 

Frente a la violencia en algunas regiones del país, relacionada con los procesos electorales, la voz de jerarcas católicos es un llamado a la paz, a la acción de los encargados de procurar seguridad y justicia y al fortalecimiento de la confianza ciudadana.

Escucharles tanto en sus mensajes desde el púlpito como en su diálogo mediático o viral enriquece el conocimiento sobre las injusticias ocurridas en sus comunidades y amplía las posibilidades de atención.

La Iglesia Católica ha sido precursora en la generación de datos reveladores de violencia y presencia de grupos delictivos; es un termómetro de inequidades sociales. Su intervención puede ser muy significativa si es escuchada y hay disposición para buscar soluciones.

Esta semana, en un reportaje publicado en El Universal, obispos, un cardenal y un sacerdote jesuita expresaron su legítima preocupación por los homicidios registrados en sus estados: Michoacán, Guerrero, Jalisco y Chihuahua.

En la estrategia de autoridades federales y en algunas entidades desarrollada con mayor profundidad, hay resultados positivos. Entre 2019 y el año pasado en el país, los homicidios dolosos bajaron 31 por ciento.

Durante este año la mayor concentración es en Guanajuato, Estado de México, Baja California, Chihuahua y Morelos. Y las entidades donde se registran reducciones significativas, superiores al 50 por ciento, son Baja California Sur, Coahuila, Veracruz, Tamaulipas y Ciudad de México.

Mandatos de la comunidad católica como no mentir, no robar o no matar requieren acompañamiento institucional efectivo en la contención y disminución de los delitos, evidenciado en una baja en la incidencia y una mejora en la percepción.



Cuando los jerarcas de la Iglesia dicen “es demasiada violencia” e intervienen propositivamente es momento de escucharlos y abrirse a la inteligencia ciudadana de la cual son proveedores.

Desde la comunidad, el fortalecimiento de la denuncia es vital para generar conocimiento sobre los espacios donde se registran las violencias, así como la forma en la cual se presentan.

Fe, esperanza y estrategia comulgan por el bienestar personal y patrimonial y contra esa “demasiada violencia”.


MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR: Las y los elegidos

Correo:[email protected]

Twitter:@guerrerochipres

*Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la Fe.




Autor

Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. 

Creatividad de Publicidad

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal