Opinión

¿Cuáles son las funciones del Espíritu Santo?

Desde la fe se construye con tu ayuda. Suscríbete a nuestra revista digital desde 40 pesos al mes y disfruta de contenidos únicos. Visita revista.desdelafe.mx  Si tienes dudas, manda un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 


Evangelio (Jn 14, 15-21)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos; yo le rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; ustedes, en cambio, sí lo conocen, porque habita entre ustedes y estará en ustedes.

No los dejaré desamparados, sino que volveré a ustedes. Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. En aquel día entenderán que yo estoy en mi Padre, ustedes en mí y yo en ustedes.

El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él”.

¿Cuáles son las funciones del Espíritu Santo?

Los domingos quinto y sexto de Pascua están dedicados a pequeños trozos del discurso de despedida de Nuestro Señor Jesucristo. Lo que leemos hoy está cerca de la conclusión del primer discurso. El Señor ha venido hablando de las relaciones de los discípulos con Dios por medio del Hijo y de las relaciones entre los discípulos como un reflejo de las relaciones entre Dios Padre y el Hijo.

Leer: ¿Por qué el Espíritu Santo es el motor de la Iglesia?

En lo que leemos hoy podemos resaltar cómo el Señor Jesús expresa la relación que existe entre las virtudes de la fe y el amor. En las primeras frases, Jesús pone en primer lugar el amor, éste es condición previa para poder recibir de parte del Padre el don del Espíritu, que fungirá una vez que el Señor Jesús haya partido como defensor de los discípulos.

Las funciones del Espíritu son: iluminar a los discípulos: “llevarlos a la verdad completa” (Jn 16,13), “recordarles todo lo que Jesús les había dicho” (Jn 14,26); y también acompañar, estar presente de forma misteriosa. Como podemos apreciar ambas funciones hacen referencia a las dos virtudes la de la fe que es creer (adherirse con confianza) y la virtud del amor (consistente en la permanencia de uno con otro).

La manera en que el Hijo permanece en el Padre se da en la permanencia del Hijo haciendo la voluntad del Padre. Asimismo, la permanencia de los discípulos con el Hijo y con el Padre será por el cumplimiento de la voluntad del Padre y del Hijo.

Ahora bien, Jesús también declara en esta parte del discurso que el amor de Dios a los hombres es activo, porque todo lo que se le pida, por medio del Hijo, el Padre lo concederá (cfr. 14,13). Así es que podemos observar dentro de la doctrina expresada por Nuestro Señor que la fe y el amor conforman un ciclo virtuoso: quien ama, confía, quien confía obedece y es capaz de conocer más porque Dios permanece en él.

Para concluir, Jesús también se ocupa de poner en claro cuál es el término del ejercicio de la fe y del amor. La voluntad de Dios es que los seres humanos participen de la verdadera vida, la vida que es eterna en total comunión con el Padre y el Hijo. Por ello, como bien lo expresa la primera carta a los Corintios, el amor es la virtud más importante de todas porque ésta nunca pasará (1Co 13,13), nuestra meta definitiva es amar y ser amados eternamente.

Comentarios