Opinión

¿Cuál es el significado que encierran la luz y la sal en el Evangelio?

Ustedes son la sal y la luz del mundo (Mt 5,13-16)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero, para que alumbre a todos los de la casa. Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en los cielos’’.

¿Cuál es el significado que encierran la luz y la sal en el Evangelio?

El valor de la sal a lo largo de la historia de la humanidad tiene que ver con dos aspectos principalmente. La primera es que la sal tiene una función alimenticia, el mismo Jesús hace referencia a esta función al decir que “si la sal pierde su sabor ya no sirve para nada”, entonces el mismo Jesús nos indica que un motivo para usar este elemento en su parábola es el hecho de cambiar o condimentar el sabor de las cosas.

Leer: ¿Cómo fue la relación de Jesús con sus discípulos? 

Otra de las funciones que ha tenido la sal a lo largo de la historia, es la de conservar los alimentos, en especial la carne, y dentro de este mismo contexto está la función terapéutica de la sal para desinfectar heridas corporales.

Además, en el Antiguo Testamento, la sal tenía un uso simbólico y de ritual. En el libro del Levítico (Lv 2,13) se indica a los israelitas que deberán acompañar sus ofrendas de harina con sal y esto será signo de la alianza de sal entre Dios y su pueblo.

Ahondando en este tema, encontramos el discurso de Dios a los sacerdotes levíticos plasmado en el libro de los Números (18, 19), donde dice Dios que todo lo ha entregado como ofrenda por el pueblo a Dios, este se los deja a los sacerdotes como signo de Alianza perenne. Por tanto, podemos pensar que el uso simbólico de la sal en el tema de la Alianza tiene que ver con la capacidad de este mineral para la conservación de los alimentos, como algo que perdura para siempre.

En algunos pueblos, dentro de los signos matrimoniales se conserva la costumbre de que el hombre y la mujer juntan dos montoncitos de sal haciendo uno solo, ello significa que se separarán solamente hasta que puedan separar completamente los granos que aportaron uno y la otra. Con respecto a la luz, esta es parte de las creaturas primigenias (cgr. Gn 1,3).

Para los hebreos la luz no es efecto del sol, sino un don creado por Dios y es lo que permite la seguridad, el conocimiento y la vida. Por tanto, la luz es un elemento relacionado con Dios y aplicado a la humanidad es un signo del bien obrar. San Pablo en la carta a los Efesios (5,8) así lo hace notar: “ustedes en otro tiempo fueron tinieblas, pero ahora son luz en el Señor” y ello lo refiere a la bondad de las obras que deben practicar.

Comentarios