Opinión

Lo que el COVID-19 nos ha enseñado a los provida

Como activista provida he aprendido mucho más de mi vocación en estos últimos meses, que en años de trabajo. ¿Por qué? Porque aprendí a mirar cada momento como una oportunidad para hacer las cosas de manera diferente, con más sentido y pasión.

Pocas veces en la vida tenemos la oportunidad de detener el mundo y reflexionar sobre lo que nos acontece. No nos damos cuenta de que la vida es fugaz y que los años pasan sin esperarnos. Es por eso que, dentro de la gran tragedia del COVID-19, todavía pudiera empeorar la situación si no nos detenemos unos momentos para comenzar a reparar en todo aquello que no iba bien en nuestras vidas antes de la pandemia.

La vida es un proceso de constante cambio y perfeccionamiento. Estamos aquí para ser mejores cada vez: mejores hermanos, mejores hijos, mejores amigos, mejores profesionistas. Sin embargo, la cotidianeidad de la vida pudiera envolvernos en una falsa realidad en donde no nos damos cuenta de que la vida es una, y que un día más de vida, es uno menos para nuestra muerte.

Vivir cada día como si fuera el único, el primero y el último, es el mejor consejo que alguien te puede dar, por eso, yo te lo doy. Así no hay espacio para las rutinas, cada actividad tendrá un valor inigualable, cada palabra, mirada o silencio tendrán total sentido si sabemos en dónde estamos parados y hacia dónde vamos.

Por otro lado, la pandemia nos ha ayudado a poner en el orden correcto nuestras prioridades. Primero es la familia y su bienestar, luego todo lo demás. Ya sea que tengas la oportunidad de trabajar desde casa o que, por el contrario, tengas que seguir saliendo todos los días para llevar el sustento a tu hogar; nos hemos dado cuenta de que vale la pena hacer todo tipo de sacrificios por la familia.

Conecta con tu familia, date la oportunidad de conocerlos mejor, de saber qué situación los angustian o sobre qué les emociona en estos últimos días. Destina tiempo específico para estar con ellos incluso a pesar de estar “todo el día con ellos”.

Y un último aprendizaje que nos ha dado esta crisis, ha sido la importancia de la innovación. Innovación para trabajar. Hoy hemos demostrado que se puede ser productivos trabajando desde casa con horarios distintos a los de la oficina. Y aunque muchos jefes han mostrado resistencia a este cambio, los resultados son evidentes.

Los recursos digitales han estado accesibles ya por varios años; sin embargo, no los considerábamos esenciales. Hoy, debido a la crisis del COVID-19, hemos logrado salir adelante en nuestras múltiples actividades laborales gracias a estos recursos.

De esta misma manera, en la defensa de la vida, tenemos que aprender a utilizar los recursos digitales para dar la apologética de la causa. Era necesario que los grupos provida migraran a las redes digitales y con esto no me refiero a crear perfiles de Facebook, Twitter o Instagram, sino hacer el trabajo de diálogo, formación e información a través de las plataformas que nos permiten llegar a muchas más personas.

Estas herramientas, si son utilizadas de la forma correcta, nos ayudarán a dar pasos de gigante en la defensa de la vida. Un ejemplo puede ser la 9na Marcha por la Vida. Era evidente que no saldríamos a marchar este año por la contingencia, pero posponer o cancelar la marcha tampoco era opción ya que los ataques a la vida en los congresos locales habían estado muy constantes y agresivos.

Por ello, decidimos realizar la marcha, como un evento de participación ciudadana, pero en esta ocasión de manera digital. Logramos impactar a muchas más personas gracias a que no existen barreras físicas que impidan a la gente hacer oír su voz. Hoy tú puedes lograr lo inimaginable si te lo propones y trabajas constantemente en ello.

*Alison González es vocera de la organización Pasos por la Vida.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios