Opinión

Hablar del duelo con los pequeños

Las niñas y los niños, aunque pequeños, tienen una capacidad enorme de entender, pensar y sentir. En ocasiones, padres de familia y conocidos los subestimamos o sobreprotegemos de la información que creemos que no pueden entender.

Pero, ¿qué sucede cuando fallece un familiar o conocido muy cercano?, ¿vale la pena usar eufemismos, tratar de ocultarlo o mentirles para no hacerlos sufrir?, ¿por qué reflejar en ellos nuestros propios miedos y por qué no mejor hablarles con la verdad?

Ellos merecen saber. Son capaces de entender, reponerse, salir adelante, si hay una guía que los acompaña y reconozca su valor. Son pequeños, pero su fortaleza, su corazón y su fe son grandes.


Entonces, ¿cómo hablar de la muerte de un ser querido con un niño? No tenemos que esperar a que suceda, podemos desde ahora, tomar cartas en el asunto.

Es primordial que logremos, primero que nada, explicarles ¿qué pasa en el mundo? Podemos decirles que, desde diciembre del 2019, se encontró un virus nuevo en el mundo, que llega a nuestro cuerpo a través de nuestras manos y entra por nuestra nariz o boca, y que puede enfermarnos. Por eso es importante cuidarnos.

Ahora, tenemos que hacerles notar que algunas personas en algunas familias se han marchado, han fallecido. Podemos platicarles que morir es algo que ocurre en un momento, que es algo que no duele y no depende de nuestra edad, dónde o cómo vivamos. Ocurre cuando el corazón ya no puede latir. Su cuerpo ya no está con nosotros, pero su recuerdo y amor sí.

El que una persona se vaya y ya no vuelva, nos puede doler en el interior, el pecho, la cabeza, el cuerpo en general y estamos tristes. Podemos sentirnos sin ganas de hacer nada, sin hambre, con miedo, sueño o sin él, o muy muy tristes, e incluso tener pesadillas.

Cuando eso sucede, se necesita hablar. Decir qué sentimos, cómo, dónde. Sin que nadie nos juzgue. Callar duele, hablar cura. Es indispensable hacer sentir al pequeño o pequeña que no está solo, que hay alguien que va a estar ahí.

Si las palabras no salen tan fácil, puedes enseñarle una oración, pedirle que escriba una carta, un dibujo para despedirse o agradecerle por todo lo que pasaron juntos.

En el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia, sabemos que no es un tema fácil. Que nosotros podríamos incluso sentirnos deprimidos, desanimados o incapaces de hablar de algo tan fuerte con tranquilidad con un menor. Por eso, estamos para guiar a las familias.

Brindamos atención jurídica y psicológica gratis contra el duelo a personas de todas las edades en la Línea de Seguridad y Chat de Confianza 55 5533-5533.

Lo que no puede ser ignorado es que necesitamos tomar la responsabilidad y ser parte a las niñas y niños, de lo que nos sucede como seres humanos. Podemos apoyarles en momentos difíciles y ayudarles a conocer sus emociones y sentimientos.

El duelo duele a cualquier edad, pero juntos, en comunidad, podemos superarlo.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775