Milpa de apuntes

El tamal de chilaquiles

Estábamos desayunando tamales el sábado por la mañana, cuando una señora le preguntó a su nieto: “¿Vas a querer una torta?”, y el pequeño, con el rostro iluminado, le contestó: “Sí, abue”. La señora hizo su pedido a quien atendía: “¿Me da un tamal de chilaquiles?”.

Por un instante, todos los que estábamos comiendo quedamos suspendidos en el tiempo ante petición tan extravagante, incluso para nosotros, comensales chilangos: ‘¿un tamal de chilaquiles?’

Otros artículos del autor: Cuando seas grande (nos decían)


La muchacha que despachaba el local miró a la señora con aires de superioridad gastronómica y le contestó, sin un ápice de voluntad por comprender aquella petición: “¡De eso no tenemos!”.

En ese momento sentí el deber de aventurarme en una hipótesis de interpretación, por lo que me atreví a decirle a la señora: “¿Querrá decir torta de chilaquiles?”

Ella me miró fijamente a los ojos, agradeciendo con la mirada como si le hubiese devuelto un billete perdido, diciéndome: “¡Eso, muchas gracias!”.

Otros artículos del autor: El vaso, ¿medio lleno o medio vacío?

El pequeño salió con su torta en la mano, y la abuela feliz de haber cumplido la promesa a su nieto.

Me quedé pensando, ¿qué comunicamos cuando decimos algo? ¿qué decimos cuando nos expresamos sólo con nuestros gestos? ¿qué contexto debemos tener presente para comprender a los demás? ¿qué tanta apertura tenemos para escuchar con el corazón?

Danos, Señor, la gracia de estar atentos para hacer vida tu Palabra.

 

 

Síguelo en Twitter como: @abrahamrodrigo

Los artículos de la sección de opinión son responsabilidad de sus autores.