Opinión

El regreso a clases

Durante este año se ha producido un enorme debate en cuanto al regreso a clases; las preguntas en torno a en qué medida las escuelas contribuyen a la propagación del virus, y si deben o no permanecer cerradas, siguen abiertas.

Durante el 2020, Estados Unidos realizó estudios en algunos de sus estados (Carolina del Norte, Utha, Missuri, entre otros) para determinar el riesgo de contagio dentro de las escuelas. Éstos arrojaron que la transmisión del virus era baja, siempre y cuando se tomaran las medidas de seguridad básicas como es la ventilación de las aulas, el lavado de manos, el uso de cubrebocas, distanciamiento y grupos reducidos de alumnos.

Sin embargo, mientras que el año pasado el contagio en niños y adolescentes era relativamente bajo, hoy, con la presencia de las variantes del virus, los más afectados en este tercer rebrote han sido los más jóvenes.


Si bien es cierto que la propuesta de reabrir las escuelas está fundamentada en buscar el bienestar socioemocional de los niños y evitar que el rezago en el aprendizaje y el abandono escolar siga en aumento, también es muy importante tomar en cuenta que es prioridad evitar el contagio en niños y adolescentes menores de 17 años para no poner en riesgo su vida, toda vez que ellos no cuentan con una vacuna que los proteja de una enfermedad grave.

Las autoridades han declarado que el inicio del ciclo escolar 2021-2022 será de manera presencial, minimizando el riesgo de contagio entre los alumnos, argumentando que será gradual y voluntario. Sin embargo, es un hecho que la infraestructura de la mayoría de las escuelas públicas del país, no cuentan con las condiciones mínimas necesarias para poder garantizar las medidas de higiene básicas, como es la ventilación adecuada en las aulas y el agua suficiente para un lavado frecuente de manos.

Por lo tanto, es muy importante que los padres de familia tomen la decisión informada de llevar o no a sus hijos a la escuela y en caso de llevarlos, exijan a las autoridades escolares las condiciones necesarias para evitar los contagios. Así mismo, es muy importante acatar todas las medidas de seguridad que el colegio haya implementado y trabajar de manera conjunta con los docentes para tratar de garantizar, en la medida de lo posible, un espacio seguro para los estudiantes.

Algunas de las medidas básicas de seguridad que las autoridades educativas han mencionado y que corresponden a los padres son: llevar a sus hijos con su cubre bocas y caretas de protección, si tienen el cabello largo tendrán que llevarlo recogido, permitir que se les tome la temperatura y se les aplique gel antibacterial pero, en caso de presentar síntomas de enfermedades respiratorias, no deben llevarlos al colegio.

Es muy importante tener en cuenta que todas las medidas que se tomen, por más exageradas que parezcan, desde la fe están encaminadas a prevenir el contagio y son en beneficio de toda la comunidad escolar.
 

* Mario Alberto Romo es Director Nacional de Red Familia*.

Los artículos de opinión no necesariamente responden al punto de vista de la revista Desde la fe.

*Acerca de Red Familia
Red Familia es una Red de 1,113 instituciones que ayudan a más de 1 millón de familias cada año a través de las instituciones que la conforman. Desde hace 20 años vincula e impulsa el trabajo de la sociedad civil a favor del fortalecimiento y promoción de la familia, se suma a un diálogo propositivo para mejorar el bienestar de la sociedad mexicana, convencidos de que la familia es la solución a los principales problemas que nos afectan a México y el mundo.

Comentarios