Opinión

El derecho de los padres a educar a sus hijos no está un juego

México, a través de su representante permanente ante los organismos internacionales en Ginebra, Suiza, Socorro Flores Liera y del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, rechazó el derecho de los padres o tutores a orientar y educar a sus hijos, durante el 45° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza.

El actuar de nuestras autoridades, va en contra de la protección de los niños y de su derecho a ser educados por sus padres o tutores. Además, esta postura es muy grave porque atenta contra los tratados internacionales firmados, ratificados y vinculantes para nuestro país como:


1.     La Declaración Universal de los Derechos Humanos que en su artículo 26.3 afirma: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá que darse a su hijos”.

2.     La Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) en su artículo 12.4 indica que: “Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

3.     Y la Convención sobre los Derechos del Niño, donde en su artículo 3.2 asegura que: “Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas”.

Deseamos hacer una petición a los padres o tutores a que ejerzamos libremente y con verdadera vocación nuestro derecho y deber preferente de educar a nuestros hijos. No permitamos que ideologías de izquierda y de derecha dañen la relación fraterna con ellos. Hoy más que nunca necesitan de nuestra guía, apoyo y educación.

El país vive grandes problemas sociales que no se han podido resolver, por ejemplo: el incremento del 73% sólo entre marzo y abril del consumo y búsqueda de pornografía infantil, según la División Científica de la Guardia Nacional. Si nos quitan el derecho de educar y guiar a nuestros hijos, ¿quien los protegerá de este tipo de atrocidades?.

A lo largo de la sesión en Ginebra se propusieron enmiendas a votación en el texto de la resolución  de los Derechos del Niño, en donde México, Brasil y Argentina, entre otros, rechazaron incluir la dirección y orientación adecuada en el ejercicio de los derechos del niño; dejando a un lado a los padres de familia en la educación de los hijos. Por otra parte, un grupo de 13 países, liderados por Rusia, pidieron respetar las obligaciones internacionales ya existentes e incluir los derechos de los padres para garantizar los derechos de los niños.

Desafortunadamente existe una clara politización y la mayoría de estados principalmente, de la Unión Europea y el Grupo Latinoamericano, rechazaron la inclusión de la patria potestad y los derechos de los padres yendo en contra de sus propias obligaciones internacionales negociadas, firmadas y ratificadas hace décadas. Rechazando los derechos de los padres o tutores y los niños, estos estados no respetan la Declaración Universal de Derechos Humanos, los Pactos Internacionales y la Convención de Derechos del Niño, entre otros.

Esta resolución nos impedirá ejercer nuestros derechos y afectará a millones de padres de familia que nos preocupa el atender y cuidar la educación de nuestros hijos. Quienes ejerzan la patria potestad, tutela o guarda y custodia, tienen el derecho a intervenir en la educación y decisiones de las niñas y niños. Los padres son los que tenemos la máxima proximidad con nuestros hijos. No existe nadie más cercano a un hijo que sus propios padres y las autoridades así lo deben entender. De no ser así, interpondremos una denuncia ante los procedimientos especiales y ante el Comité de Derechos del Niño.

Hacemos un llamado a todas las autoridades mexicanas a que respeten el derecho natural de los padres a educar, ayudar, orientar y dirigir a sus hijos, garantizando, de esa manera, que ellos mismos ejerzan sus propios derechos.
* Mario Alberto Romo es Director Nacional de Red Familia.

Los artículos de opinión no necesariamente responden al punto de vista de la revista Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios