Historias ciudadanas

Bendecir, para proteger y ayudar

Sobre un árbol de granada en la sede del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México en Azcapotzalco, una colibrí puso su nido. Esta ave lleva un sinfín de simbolismos relacionados con la fortaleza, la espiritualidad, el acompañamiento y el recuerdo de quienes ya no están con nosotras y nosotros.

Desde entonces, todo el equipo que trabajamos en este espacio y la ciudadanía que acude a pedir atención jurídica y psicológica gratuita —principalmente mujeres, niñas, niños, adolescentes y personas mayores— estamos a la expectativa del nacimiento de las crías, que nos traerá emoción, gracia y alegría.

Esto se suma a un acto muy significativo: la bendición de nuestra sede ubicada en Morelos y Pavón 33. Con ello, invocamos la protección del espíritu y la consolidación de la integración con la comunidad de esta demarcación.

“Invocamos la presencia de Dios nuestro señor en este lugar en donde se apoya a las personas de esta manera. El hecho de que sea gratis es una gran ayuda para todas y todos”, dijo el párroco de la Catedral de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago, Daniel Campos Becerril, a quien agradecemos su compromiso y acompañamiento en este proceso.

La llegada de la madre colibrí y este acto ceremonial nos recuerdan nuestro compromiso, responsabilidad y el júbilo que representa el poder contribuir a acercar bienestar a las personas que fueron víctimas de un delito o que atraviesan por una situación difícil.

Hasta hoy, en Azcapotzalco hemos brindado atención jurídica y psicológica a 3 mil 572 personas en la Línea de Seguridad y Chat de Confianza 55 5533-553, sin ningún costo y las 24 horas del día.

Desde finales de septiembre que abrimos la sede, de forma presencial hemos dado 77 asesorías jurídicas, 65 psicológicas y 54 acompañamientos para iniciar una denuncia. Hemos impartido talleres y pláticas para contribuir a identificar y prevenir delitos como violencia familiar o extorsión, además de acompañar en el proceso de duelo a personas que han perdido a algún ser querido.

Proteger es un acto de amor propio y al prójimo. En el Consejo Ciudadano, así como reconocemos nuestro deber y participación para reconstruir el tejido social en la zona, también sabemos que debemos cuidar nuestra casa, nuestro equipo y nuestro disposición de trabajar para la comunidad con empatía, sensibilidad y profesionalismo.

El vuelo del colibrí, la gracia del espíritu por medio de la bendición de la sede y la confianza de quienes hemos ayudado nos acompañan. Sigamos sumando voces, esfuerzos y acciones por el bien propio y de los demás.

Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.