Historias ciudadanas

Azcapotzalco: trabajo comunitario para acompañar la fe

Clara, de 26 años de edad, era agredida constantemente por su hermano, con quien vivía en la alcaldía Azcapotzalco. La última ocasión, él le empujó y gritó tan fuerte que la comunidad tuvo que intervenir. Gracias a ello, su padre se enteró y pudo apoyarla para que viviera en otro espacio, lejos de su agresor. Ahora, ella recibe atención psicológica para recuperar su estabilidad emocional.

Así como el cuerpo sin espíritu está muerto, la fe sin obras no tiene sentido. Esta frase es una paráfrasis de lo escrito por Santiago Apóstol, venerado en la Catedral de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago, ubicada en Azcapotzalco Centro. Nuestras creencias tienen un valor fundamental, pero deben estar acompañadas de un trabajo constante para mejorar nuestro entorno y ayudar a personas que, como Clara, están en una situación de violencia o de angustia.

Detrás de esta iglesia, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México abrimos una nueva sede. Esta casa, que fue un convento católico ubicado en la calle Morelos y Pavón número 33, tiene un significado realmente espiritual. Es un espacio que abraza a las más y los vulnerables.


En sus habitaciones brindaremos apoyo emocional y guía jurídica, con un modelo de atención integral, principalmente para niñas, niños, adolescentes, mujeres y personas adultas mayores. Nuestro objetivo precisamente es poder acercar la ayuda a toda la población de la zona norte para transformar la comunidad y contribuir a la reconstrucción del tejido social, en favor de la seguridad y el bienestar emocional de todas las personas.

Es una forma de contribuir en la construcción de un mejor espacio, como lo fomentaban Felipe y Santiago, discípulos de Jesús. Es parte de nuestras obras para ayudar a las y los chintololos, o quienes viven en las inmediaciones de esta demarcación, cuando más lo necesiten.

Esta casa, a su vez, es un recinto que se unirá al trabajo que ya realizamos en el Consejo en nuestras sedes en la Colonia Juárez, Alcaldía Cuauhtémoc, en Barrio San Pablo, Iztapalapa, y en la Central de Abasto. Es la cuarta sede que abrimos en menos de tres años gracias al acompañamiento de las autoridades de la Ciudad de México y por supuesto, de la ciudadanía. Además de la atención que damos sin costo 24/7 en la Línea de Seguridad o en el Chat de Confianza 55 5533-5533.

Si seguimos las enseñanzas de Santiago Apóstol, reconoceremos que nuestra fe debe ir acompañada de una visión comunitaria, donde la ciudadanía sea motor de transformación social. En el Consejo abrimos las puertas de nuestra casa todos los días de 9:00 a 19:00 horas para todas las personas.

¡Sigamos construyendo ciudadanía un mejor entorno para todas y todos!

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.