Opinión

Ante el sexting, educar

¿Quién ahora podría detener el sexting? Como en algunas épocas hubo parejas que se escribieron cartas, se regalaron dibujos o se hicieron pinturas con contenido erótico-sexual; ahora en el siglo XXI -con la proliferación de las nuevas tecnologías-, se ha dado esta práctica, que consiste en enviarse imágenes de sus desnudos a través de dispositivos móviles.

Ni entonces, ni ahora, el tipo de contenido ha sido privativo de los jóvenes; muchos adultos también acostumbran hacer sexting, pero el principal riesgo de esta práctica está en compartir imágenes, y que la otra persona en un acto de deshonestidad las haga virales, lo que puede dar origen a su vez a problemas de acoso, ciberbullying y extorsión; además de llegar a redes de pornografía infantil, lo cual es aún más peligroso.

Considerando lo anterior, los niños, jóvenes y adolescentes son quienes corren mayores riesgos, pues a diferencia de los adultos, no cuentan con información suficiente sobre su sexualidad, ni han adquirido la madurez para hacerlo de manera responsable y con conciencia de que su imagen desnuda puede alcanzar destinos impensados, como consecuencia del abuso de la persona a quien fue dirigida.

Sin embargo, querer hoy detener el sexting es casi como pretender que se dejen de usar los teléfonos celulares, de manera que lo conveniente es que los padres eduquen a sus hijos e hijas, que hablen con ellos acerca de los riesgos de dicha práctica; que si detectan que éstos envían o reciben imágenes de esta naturaleza, se den a la tarea de dialogar, a fin de evitar consecuencias indeseables.

*Es psicoterapeuta familiar y coordinadora del Centro de Apoyo Somos tu Familia de Cenyeliztli.

Te puede interesar: Cómo educar a tus hijos para el noviazgo