Historias ciudadanas

Ante causas difíciles, comunidad

Controlar su ira y construir una familia amorosa parecía algo imposible para María. La mujer de 25 años acudió a terapia tras reconocer que no sabía relacionarse con su familia, porque desde pequeña vivió en un entorno violento y hostil. Pudo trabajar la confianza en sí misma y en los demás y se acercó a San Judas Tadeo para que la acompañara en ese proceso de cortar el círculo de violencia, el cual sentía interminable.

Este 28 de octubre se conmemora a este santo, uno de los más queridos por las y los creyentes de la Ciudad de México, que le festejan con mucho ahínco en la iglesia de San Hipólito, y en todo el país. Es considerado el patrono de las causas difíciles, debido a su valor por proclamar su fe hasta el final de sus días. Fue el mismo Jesús quien reconoció su entereza, incluso en los momentos más complejos.

Te puede interesar: Oración a san Judas Tadeo para pedir su intercesión


El primer paso es reconocer lo que nos hace daño a nosotros mismos y a nuestro entorno. El siguiente, pedir ayuda, como lo hizo María. Porque para generar cualquier cambio necesitamos de los demás, de nuestras redes de apoyo y un trabajo comprometido y constante en colectivo.

Esa es precisamente la enseñanza de San Judas: la valentía de compartir, de expresar lo que creemos y sentimos, el amor por las otras personas, crear sentido de comunidad, construir a través de la empatía, la responsabilidad y la solidaridad.

Nos corresponde brindar nuestro apoyo, en la medida de nuestras posibilidades. Este año, desde el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México contribuimos con 233 mil 163 atenciones gratuitas por llamada a la Línea de Seguridad, por WhatsApp al Chat de Confianza, ambos en el 55 5533-5533, de forma presencial en nuestras 4 sedes, en las alcaldías Cuauhtémoc, Iztapalapa, Azcapotzalco y Benito Juárez, y hasta por correo electrónico.

Somos conscientes que a muchas personas les es muy duro pedir ayuda o reconocer que han realizado acciones dañinas para los demás y para sí mismas.

Nuestro mensaje para ellas es que estaremos para escucharlas sin juzgarlas. Que formamos una red para asistirlas sin importar si creen que tienen un problema pequeño, grande o uno imposible de resolver. No están solas y no están solos, porque en colectividad, con acompañamiento y con valentía, estamos para resolver incluso la causa más difícil.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.