A un año de la pandemia: fe y paz mental a prueba

Sería soberbio no aceptar que nuestra tranquilidad y paz mental no estuvo a prueba, al menos una vez, en esta pandemia.

Si bien hemos desarrollado herramientas para superarla de la mejor manera y tratamos de mantener nuestra fe y fortaleza intactas, es de humanos reconocer aquello que nos afecta.

Cuando algo nos perturba no sólo nos sentimos tristes o desanimados, también estamos inseguros. Por eso es indispensable atender nuestras emociones al igual que como reforzamos nuestro hogar o nuestras medidas para evitar ser víctimas de un delito.


La historia de San Francisco de Sales, por ejemplo, nos recuerda la importancia de la salud mental y de encontrar un cambio de perspectiva incluso ante pensamientos de crisis.

Cuando era estudiante, en 1587, leyó algunos textos donde se hablaba de la predestinación, y durante diez semanas creyó que estaba predestinado al infierno; cayó en una profunda desesperanza. Tras rezar, y un proceso de entendimiento, logró recuperar su paz mental.

Este 27 de febrero se cumplió un año de que se detectó el primer caso de COVID-19. Aunque no estemos bajo una situación de violencia o no seamos agredidos, ante un contexto complejo podemos sentirnos desahuciados, sin salida a la situación en que vivimos, como en el caso de San Francisco de Sales.

La solución para reforzar nuestra firmeza y nuestro carácter es variable. Cada persona lleva su proceso, tiene emociones distintas y percepciones diferentes de ver un problema, no es posible tener un remedio inmediato para todos. Lo que sí es fundamental en cada caso, es que podemos pedir ayuda, a la comunidad inmediata, a la familia, a los sabios de nuestra colonia o a un profesional.

Durante el año más complejo para todas y todos, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia hemos dado atención psicológica a 35 mil 357 personas, 5 mil de ellas que han tenido un pensamiento, plan o intento suicida. En febrero de 2020, ayudamos a 952 personas y en el mismo mes de este año triplicamos la atención a 3 mil 333.

Cada vez hay más interés y apertura a hablar de lo que sentimos y cambiar nuestra percepción. Cada vez más reforzamos nuestro servicio para ofrecer una escucha sensible, una palabra que pueda ayudar a cambiar la forma de ver lo que estamos viviendo.

A un año de la pandemia, quizá nos angustie que esto no haya terminado. Estamos cansados. Pero podríamos recordar que ya ha comenzado de forma exitosa el plan de vacunación en el país. Podemos ver todo lo que hemos aprendido, las pruebas que hemos superado y lo poco o mucho que hemos ayudado a los demás.

Siempre hay una razón para salir adelante y eso es lo que debemos recordar a nuestra mente y nuestro espíritu para que continúe con la fortaleza que le ha caracterizado en estos 12 meses. No bajemos la guardia.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios