Historias ciudadanas

8M: fortaleza espiritual y emocional de las mujeres

María Natividad era la hija menor de 12 hermanos. Nació a inicios del siglo XX, en una época donde se creía que las mujeres no podían sobresalir y debían ser calladas y recatadas. Su vocación por ayudar a las y los demás, en especial a los enfermos, la llevó a trabajar día a día por el bienestar de todos y el suyo propio.

Años más tarde fundó la Congregación Hijas del Sagrado Corazón de Jesús en Guadalajara. Hoy la conocemos como Santa María de Jesús Sacramentado. Como ella, muchas mujeres han fortalecido su espíritu para romper los techos de cristal y apoyar a reconstruir la comunidad desde la Iglesia.

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, reconocemos los liderazgos femeninos de quienes han destacado en su papel por reconstruir el tejido social. Especialmente en marzo, conmemoramos el trabajo de Concepción Cabrera, la primera laica beata.


También resuenan los nombres de Dorotea Chávez, María Guadalupe García Zavala y María Inés Teresa Arias, quienes en diferentes épocas se han centrado en contribuir con obras a favor de los más vulnerables, sin abandonar su fe, sus ideas y su compromiso con ellas mismas.

A ellas se suman todas las religiosas que trabajan en órdenes para alimentar, vestir, dar un espacio de refugio o palabras de aliento a personas sin hogar. A las misioneras, que acuden a las poblaciones que han estado en conflicto constante. A las mujeres que, aunque cuentan con una familia, también se ofrecen a ayudar a las personas en su colonia. A quienes defienden los derechos humanos y combaten el machismo en diferentes espacios sin renunciar a su fe.

Sabemos que estas labores pueden también tener un efecto emocional en cada una de ellas. Por eso queremos recordarles que no están solas. Todas y todos estamos para apoyar, sumarnos en las acciones altruistas y filantrópicas en beneficio de quienes más lo necesitan.

En el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México les acercamos nuestro apoyo psicológico sin costo, las 24 horas de todos los días del año, en la Línea Mujer y Familia y el Chat de Confianza 55 5533 5533. Ya hemos atendido a casi 119 mil mujeres, sin importar su edad, localidad o religión.

Para lograr una ciudadanía plena y una comunidad fortalecida, es necesario que reconozcamos a todas las mujeres, sin dejar a ninguna fuera. Visibilicemos su trabajo, las necesidades espirituales y emocionales y ayudemos a enfrentar desafíos por la igualdad y el bienestar de todas.