Santa Mentoría

5 Frases de Santos para reflexionar sobre los sismos

El 19 de septiembre es una fecha que le duele a México, este día nos recuerda nuestra vulnerabilidad, la forma en que el sufrimiento y la muerte pueden arrasar con todo en cuestión de segundos, sin embargo, también es una evidencia de la fe, la caridad y la esperanza que nos ha unido y fortalecido como país en los momentos más tristes de nuestra historia.

Ayer escuché y leí muchas opiniones respecto a la enorme coincidencia que existe en la repetición de este fenómeno, exactamente en el mismo día, después de un simulacro conmemorativo para generar conciencia, resulta que, inexplicablemente, México tiembla de nuevo.

Versiones hay tantas como ideologías: que si la ley de la atracción, el inconsciente colectivo, el poder de la mente y muchas otras más en las que no me voy a detener ni para criticarlas ni para apoyarlas.

No se puede negar la coincidencia, ni tampoco se puede evadir que hay un fenómeno en el exterior que se ha dado en esta fecha, no obstante, debemos mirar también hacia el interior y tratar de verlo desde una mirada sobrenatural, pues sólo desde la introspectiva individual se pueden generar las posturas que verdaderamente favorecerán a crear los cambios necesarios en la colectividad.

Es por eso que te propongo 5 frases de Santos que pueden ayudarnos a profundizar en nuestra reflexión y, sobre todo, traernos un poco de paz ante la incertidumbre y el miedo ante los acontecimientos.

1 “La naturaleza es la mejor maestra de la verdad”. San Ambrosio

Los fenómenos naturales nos recuerdan constantemente la grandeza de la creación y nuestra pequeñez ante la misma, a pesar de los muchos avances y logros de la humanidad, debemos mantenernos humildes y necesitados de la misericordia de Dios ante su implacable poder y la expresión que en la naturaleza se muestra de éste.

2 “Es feliz quien nada retiene para sí”. San Francisco de Asís.

Los sismos han sido también un recordatorio de que los bienes materiales son sólo pasajeros, un préstamo que debemos administrar y compartir con los más necesitados durante nuestra peregrinación por este mundo.

Las pérdidas materiales nos enseñan en dónde deberíamos de poner nuestro corazón, pues nuestro verdadero tesoro está en los bienes del cielo, justo en esos que nos harán merecer la vida eterna junto a Dios nuestro Señor

3 “Puesto que el corazón de nuestro Salvador no tiene otras leyes que la dulzura, humildad y caridad, nosotros actuaremos siempre conducidos por este suave yugo”. San Francisco de Sales.

Que esta coincidencia nos permita auto-confrontarnos para reflexionar si la virtud de la caridad, la dulzura y la humildad han seguido presentes en nuestra vida y, si no ha sido así, no olvidemos que es parte de nuestra esencia, que podemos ejercitarlas en cualquier fecha y circunstancia, siempre hay personas que experimentan derrumbes internos o externos en su vida y a quienes podemos ayudar a reconstruirse.

4“La caridad es el centro que une a la comunidad con Dios y a todos sus miembros entre sí; contribuye a la unión de los corazones y los vincula indisolublemente a Dios”. San Vicente de Paúl

De qué forma se remueve nuestro corazón al ver de nuevo las imágenes de miles de mexicanos cargando piedras, levantando el puño, orando, llevando comida, donando lo necesario para solidarizarse con los damnificados y sus familiares. Qué maravilloso es poder encontrar el rostro de nuestro Señor Jesucristo en todos aquellos que actuaron tal y como Él lo hubiera querido.

5 “Ten gran confianza en Dios: su misericordia supera infinitamente todas nuestras miserias”. Santa Margarita María de Alacoque.

Cambiemos el por qué sucede y busquemos el para qué sucede, pasemos de las quejas a las acciones, del miedo al fortalecimiento de la fe y, sobre todo, intentemos soltar la ilusión de poder controlar los acontecimientos de nuestra vida para abrir los brazos a la voluntad de Dios, por mucho que esta pueda doler o inquietarnos en muchas ocasiones.

 

Más artículos del autor: 3 lecciones de Juan Pablo I: el poder de una sonrisa

 

*Los artículos de la sección de opinión son responsabilidad de sus autores.

 

Compartir