San José: dos mitos sobre el padre putativo de Jesús

Uno de los mitos sobre San José es que era un anciano. En este artículo te aclaramos éste y otro mito que han permanecido por siglos.
El ángel se aparece en sueños a San José
El ángel se aparece en sueños a San José

San José posiblemente es el santo más querido y popular. Lo que sabemos de él viene en los Evangelios de san Mateo y de san Lucas, y lo que suponemos de él es producto de la imaginación popular, que atribuye al santo características y actitudes que muy probablemente no corresponden a la realidad.

Te puede interesar: San José en la Biblia, ¿qué dicen los evangelistas de él?

En este artículo examinemos 2 de los mitos más comunes sobre él:


Mito 1. San José era un anciano

La Biblia lo deja claro y es dogma de fe de la Iglesia Católica, que María, la Madre de Jesús, fue siempre Virgen.

Por esta razón, para ilustrar esta realidad, pintores, escultores y creadores de Nacimientos navideños, suelen representar a san José como un venerable ancianito, canoso y encorvado, que contempla embelesado al Niño en el pesebre, y mientras con una mano sostiene un farolito, apoya la otra en un bastón.

Pero la Biblia no dice que fuera viejito cuando se casó con María. Pero lo que sí dice permite deducir que no lo era.

María necesitaba a su lado un hombre joven, fuerte, que la acompañara y protegiera. Recordemos que con san José realizó varios viajes, que implicaban largas distancias, riesgos y peligros.

4 valores que podemos aprender de San José.

4 valores que podemos aprender de San José.

Dios no la hubiera encomendado a un viejito que no tuviera fuerzas para viajar ni para apoyarla, cuidarla y sostenerla, por ejemplo cuando les tocó emigrar a Egipto. Si hubiera sido anciano ni siquiera hubiera tenido fuerzas para trabajar como carpintero.

Por otra parte, pensar que María se conservó Virgen sólo porque José ya era viejito, no les hace justicia a ninguno de los dos. Su castidad y continencia no se debió a la impotencia, sino a una decisión orada, ofrecida y sostenida por Dios.

Es mucho más meritorio considerar que siendo jóvenes, estando en la plenitud de sus capacidades, Ella bellísima y él atractivo, y amándose ambos, lograron, con ayuda divina, sublimar su amor y permanecer vírgenes para dedicarse en cuerpo y alma a criar al Hijo de Dios.

Te puede interesar: Esta es la oración a San José que el Papa Francisco reza todos los días

Mito 2: José pensó mal de María

Narra san Mateo que cuando José se dio cuenta de que María estaba embarazada, como era hombre justo y no quiso revelar lo que le sucedía, pensó en dejarla en secreto. Entonces en sueños se le apareció un Ángel que le dijo: “José, hijo de David, no temas tomar como esposa a María porque ha concebido por obra del Espíritu Santo” (Mt 1, 20).

Hay quien interpreta que José pensó que María le fue infiel. Pero sin duda María, irradiaba honestidad, pureza e inocencia, no era posible pensar mal de Ella.

Dicen los Padres de la Iglesia y Papas como san Juan Pablo II y Benedicto XVI, que José conocía bien la profecía que anunciaba que una virgen daría a luz un hijo al que llamarían Emmanuel, Dios con nosotros (ver Is 7, 14), y cuando captó que María era la virgen en la que eso se cumpliría, no se sintió digno de revelarlo ni de participar de este plan de Dios, y por eso planeó irse.

Es significativo que el Ángel le pidió: “no temas”. Si José hubiera creído que María le fue infiel, hubiera tenido coraje, indignación, no temor.

Te puede interesar: Así puedes obtener la indulgencia plenaria en el Año de san José

El temor de san José

Afirman Orígenes, san Efrén, santo Tomás de Aquino, san Bernardo, muchos otros santos, y la propia María, en una revelación a santa Brígida, que el temor de José era como el de Pedro, cuando tras la pesca milagrosa se arrojó ante Jesús diciéndole: “¡Apártate de mí, que soy un pecador!” (Lc 5, 8).

Era el temor de estar ante una clara manifestación de Dios. Y en el caso de José, ante la posibilidad de formar parte clave en el plan divino de la salvación. Por eso el Ángel lo llamó “hijo de David”, para recordarle que era descendiente del rey al que Dios prometió que uno de su casa reinaría para siempre (ver 2Sam 7, 12-17), y por lo tanto, no sólo tenía derecho, sino había sido elegido.

Así pues, ni decrépito ni malpensado. Dios no encomendó a Su Hijo y a la Madre de Su Hijo, a cualquiera. Eligió al que podría protegerlos, cuidarlos, sostenerlos, al que por sus virtudes y cualidades sería el más santo, el mejor esposo y padre.

Publicado originalmente en PPC-México

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios