Opinión

Que el ayuno y la abstinencia no se queden sólo en datos de calendario

MIENTRAS QUE FULANO o Zutano -y tal vez el mismo diablo- o los pintos, los moteados, los jaspeados, los cenizos y/o “apastillados”, por no mencionar a los rojos, los verdes, los azules, los morenos, los amarillos, los naranjas, los turquesas, los despintados y hasta descoloridos, pretenden constituirse en ombligo del mundo, yo le quise preguntar al ombligo si de verdad quiere ser ombligo; ¡y se lo pregunté!…

LA ENTREVISTA FUE breve, concisa, profunda y clara, sin rodeos ni evasivas, sin andar echando culpas al pasado y sin andar mendigando ilusiones al futuro, sin esconder otros datos, sin gritos ni sombrerazos, sin darse mayor importancia pero sin restar un ápice de la misma, y respondiendo hasta con una cierta sonrisa franca en donde floreció la evidencia: “-Sr. Ombligo, ¿usted quiere ser ombligo?, -Ya lo soy, y siempre lo he sido”…

Leer: 10 formas de ayunar en esta Cuaresma

LAS MANOS SE FUERON directas a la cabeza como para decirle: “¿Cómo se te ocurre preguntar eso?, los pies se movieron inquietos como para ver si podían subir de nivel pero fue imposible, el corazón casi da un vuelco para hacerse notar y que todos vieran que él sí es importante, la tosecita que vino desde los pulmones parecía preguntar impertinente (¿qué no se dan cuenta de que sin nosotros faltaría oxígeno a todo el cuerpo?), y ya no comentemos la reacción del resto de los órganos y sistemas, mejor digamos que el Sr. Ombligo siguió calladito en su sitio, como para subrayar que cumplió su misión y ya es lo que es y que por eso está en donde está…

POQUITO MENOS de nueve meses -periodo natural de gestación humana- el cordón umbilical sirvió de conexión vital entre el astronauta que fuimos y el precioso universo maternal, hasta que finalmente el nacimiento dejó la huella imborrable de nuestro vinculación que se convirtió en independencia: el ombligo…

LE DI LAS GRACIAS por su respuesta y lo volví a dejar en la discreción de su sitio, en lo callado de su importancia, en la humilde satisfacción de haber cumplido su tarea; yo me volví a rascar la cabeza como para sacar alguna rara idea y poder continuar con estas líneas que luego no saben a dónde llegarán…

ESO DE CAMINAR sin un destino concreto es más propio del aventurero, del prófugo, del temerario; eso de caminar siempre el mismo y rutinario trecho es más propio del disciplinado, del preciso, de quien prefiere la certeza a la novedad, de quien descubre en el hábito la seguridad que necesita y hasta de los miedosos; gracias a los primeros tenemos los descubrimientos y las conquistas, gracias a los segundos tenemos la organización y la ciencia, la estabilidad y previsión…

YA CORRIENDO MARZO y a la par de la Cuaresma, veamos la noble coincidencia de estar en un tiempo litúrgico especial y de cruzar el mes que se dedica a las familias; y como si de oferta comercial se tratara hemos de aprovechar para gastar tiempo e imaginación y conjugar actividades familiares o parroquiales que abonen a la celebración próxima de la Pascua y que fortalezcan los vínculos familiares…

Leer: Miércoles de Ceniza ¿por qué ayunar y guardar abstinencia en Cuaresma?

NO PERMITAS QUE el ayuno y la abstinencia se queden sólo como datos del calendario, como estorboso recuerdo de un pasado que ya no es; me parece que en diálogo con el cónyuge y los hijos, o con la tía y los sobrinos, el ayuno será ocasión para poner el orden que falta al comer y estar juntos a la mesa, y la abstinencia será oportunidad para compartir con quien necesita más que tú…

HECHOS LAMENTABLES recientes y catapultados por los medios de comunicación (ahora con cara de redes sociales y páginas “güev”) nos pueden llevar a crear un ambiente paranoico, lleno de miedo e incertidumbre, en donde la desconfianza nos ponga en guardia hasta con la propia sombra, y la inquietud se instale en la misma sala del hogar: si tomamos ese camino, ya estamos en un exceso y saturación nocivos…

HECHOS PRECIOSOS cotidianos que deben ser constantes y domésticos, que no necesitan de pila cargada ni de “megas” de datos o de estar conectados a la red, se han de generar alrededor de la mesa y la sala de tu hogar: por favor ayuna de tele o de pantallita y abstente de estar revisando tu chat, para que dialogues en vivo y a todo color, acaso acompañados de la luz de una vela o bajo el fresco cielo de la noche en la azotea o la terraza: busca el diálogo y vive tu mejor tu Cuaresma…

EL PERSONAJE ENTREVISTADO me está dando una sugerencia muy a su estilo; en efecto, el Sr. Ombligo opina que saques el álbum familiar de fotos (¡pero ahora las fotos están todas en el celular!), que todavía existe por ahí escondido, y que sea oportunidad para entablar una charla sobre el origen común, sobre cómo se gestó la familia, tal vez haciendo memoria con la foto de la boda y retomando la emoción y los detalles de esos acontecimientos cuya huella imborrable puede llamarse -sencillamente- “ombligo familiar”…

POR CIERTO Y SIN QUE el dato genere polémica teológica o bíblica, te diré que Adán y Eva no tuvieron ombligo (¿o si?), pero que Jesús, nacido de María -toda bella y toda de Dios- tuvo su ombligo natural en la panza y un segundo ombligo en su costado traspado, de donde nació la Iglesia…

Comentarios