Opinión

Angelus dominical: Las estadísticas inútiles

FÍJATE BIEN LO QUE SON las estadísticas y te daré algunos datos que será inútil que trates de corroborarlos: de cada 10 habitantes en el planeta, siete son chinos; en términos generales unos son de piel amarilla y aunque sean lacios viven en China, otros son de piel negra y son chinos como nadie más y viven –sobre todo- en África, muchos otros viven en cualquier otro país y son chinos por genética u ocasionales, es decir, mientras les dura el “permanente” o hasta que se quitan la peluca…

SÉ MUY BIEN QUE los lectores de este semanario esperan contenido serio y profundo, y es lo que estoy dando en el primer párrafo; así que nadie –por favor- me acuse de propinarle un chistecito que ni al caso viene, pues de lo que quiero hablar es de las estadísticas, no de los habitantes de China que llegan a ser casi una quinta parte de la población mundial…

QUE SI TAL POLÍTICO afirma que ha bajado el índice de criminalidad, seguro es en los alrededores de su casa; que si el economista afirma que el porcentaje de desempleo bajó, tal vez está hablando de su caso y de los suyos; que si todos estamos felices y contentos, acaso lo afirma el que está hasta arriba; que si todos estamos más que bien fregados, lo ha de decir el que se levantó después del medio día…

IMAGINA SÓLO POR un instante que cuando le preguntaron a Jesús: “Señor, ¿son pocos los que se salvan?” (Lc 13, 23), él hubiera respondido diciendo que el 30%, o que se salvan 8 de cada diez (¡ah, caramba!, esa cifra me sonó a comida para gato), o que bastaba con que pertenecieran al pueblo de Israel; por el contrario, Jesús nos invitó a esforzarnos “por entrar por la puerta estrecha”, es decir, no hay que vivir en una confianza falsa ni en una seguridad de élite…

UNA HERENCIA BELLA, pero bella como solo ella, que cualquier papá o mamá puede dejarle a su hijo, es una disponibilidad al trabajo, una apertura al esfuerzo, las ganas de superación, las metas altas, la amplitud de miras, la ilusión de crecer, el anhelo de volar; y la vertiente contraria también es cierta: si quieres a tu hijo como un inútil, pues dale todas las facilidades posibles para que todas las calamidades sean probables…

ME BRINCÓ A LOS OJOS la imagen de Cyntoia Brown, 31 años: un rostro sencillo y abierto que parece haber dejado atrás una infancia tremenda y una adolescencia por demás trágica y terrible; víctima de un proxeneta, a sus 16 años buscó defender su vida a costa de dar muerte al que pudo haber sido su propio asesino; había sido condenada a cadena perpetua, y ella no perdió tiempo y se puso a estudiar; más adelante su caso fue divulgado, conocido, reconsiderado y ha servido para que hoy en Tennessee las leyes cambien para defender a víctimas de trata de personas, a quienes ciertamente ayudará porque ella vivió el trauma en carne propia…

EL ASUNTO DEL HIJO inútil o de la mujer que se defendió al extremo y el pasado 7 de agosto fue liberada van más allá de cualquier estadística, son casos que nos plantean un cuestionamiento claro y directo: ¿de dónde sale tal fuerza para mantenerse en pie y luchar contra toda adversidad, como Cyntoia Brown?, ¿por qué una persona que goza de tantas facilidades termina por deformar su propia existencia, como tantos hijos superapapachados hasta más allá de los 20 o 30 de edad?…

DESDE ESTAS LÍNEAS envío un cálido aplauso (plap!, plap!, plap!) a los jóvenes deportistas que han hecho su mejor papel en los Juegos Panamericanos (Lima 2019) y que concluyeron el pasado domingo 11; antes de llegar la competencia ya se enfrentaban a burocracias absurdas, y ahora que han regresado seguirán topándose con muros de rivalidades y ambiciones de morbosa procedencia, y –no obstante- la vida debe seguir más allá de estadísticas… HEMOS DE AFINAR el uso debido de las estadísticas y evitar que se usen como “verdades-a-modo”, como herramienta de “manipulación científica de la realidad”; que no vayan más allá de datos indicativos, y que nos ayuden a percibir más claramente el entorno; y una súplica reiterada: esfuérzate “por entrar por la puerta estrecha”, que en esa tarea ya contiene buena parte del éxito futuro…

ESTA ES LA TERCERA, tercera llamada para la siguiente “Noche Santa”, la cita es el próximo viernes 23 de agosto, en la Parroquia de Regina (metro Isabel la Católica) en punto de las 19 hrs., para concluir antes de las 23 hrs., y puedas regresar a casa con el grato sabor del esfuerzo invertido en una velada como pocas estadísticas dicen que hay (si quieres más datos, llámanos al 5702 2402)… 

[email protected] 

Lee: Ante el bullying, que ningún niño se quede solo