Opinión

Ángelus dominical: El heroísmo en la realidad

EN UN MUNDO de fantasía por supuesto que todo va bien aunque vaya mal: acaso los males resultan “necesarios” para que el héroe, el caballero, el “superman”, pueda lucir mejor sus cualidades y resulten exaltados su arrojo y estrategia, como si fuera anillo al dedo; ¿en qué hubiera acabado el cuento sin el maravilloso personaje que acapara la admiración y gratitud de todos los beneficiados de su poder?, pero dejemos la fantasía a un lado…

EN LA REALIDAD los héroes no están protegidos por una pócima mágica ni por cualidades como la “visión de rayos x”; en la “mera-mera neta del planeta” (así me decía un chavo-banda de los ochenta) los héroes sufren más -y en silencio humilde- que sus socorridos, pues los mueve una voluntad férrea para encontrar el bien a pesar de todo, mientras que los merolicos están hambreados del aplauso y reconocimiento de parvadas maiceadas de seguidores dispuestas a hacerle boruca a cada gesto de autoexaltación…

LUZ DE SOLEDAD es el título de una película hecha apenas en 2016 (cuatro añitos y medio todavía es nada) que refleja la grandeza humana envuelta en los miserables harapos de una mujercita que opta por el servicio a pesar de todo; no te diré más de este filme que me ha dejado con ojos de plato, boca de pozo y orejas de parabólica orientada al infinito…


LO QUE SÍ TE DIRÉ -y amparado en toda la autoridad que no tengo al respecto- es que si la ves durante esta semana será como si hubieras recibido la ceniza penitencial con la que inicia la Cuaresma, y si la ves la próxima semana será como si estuvieras viviendo con devoción doble tu Cuaresma anterior y la presente (¡está bueno!, ¿o no?), y si dices que la verás más adelante tal vez ya ni la veas y entonces estás perdiendo el tiempo leyendo esta columna misérrima…

ME REGALARON EL DVD -original- y estoy dispuesto a prestarlo, rentarlo, comisionarlo, consignarlo, “rutearlo”, o lo que sea, con tal de que lo veas y disfrutes; lo que si no haré -aunque me paguen o me peguen- será copiarlo o regalarlo; lo primero porque de plano sería parecido a piratear y lo segundo porque quedaría almacenado en no-sé-qué-cajón del olvido…

TODO EL QUE PIDE, recibe; el que busca, encuentra; al que llama, se le abre (Mt 7,8), así que no te será difícil encontrar la película en el universo digital; por mi parte, en estos días veré los “extras” que tiene el DVD (entrevistas y comentarios, así como algo de lo que hubo detrás de las cámaras), y los veré para seguir disfrutando -en Cuaresma- de lo que no quiero seguir hablando -por ahora-…

Puedes leer: ¿De qué te vas a liberar esta Cuaresma 2021?

ME LLEGÓ UN ADELANTO de otra película más cercana, cuyo título -Mirando al Cielo- ya es directa invitación para mirar hacia la estremecedora grandeza de nobles y profundos ideales: San José Sánchez del Río, adolescente decidido a todo por Cristo, es el personaje central y ha marcado la historia nacional sin que haya hecho promesas populistas ni haya envuelto en celofanes las vanidades ajenas y menos las propias; aún no veo la película, pero ya estoy con ganas pascuales de mirarla apenas inicie la Cuaresma…

LA NOCHE DEL 13 de febrero tuvimos la experiencia que solemos proponer el sábado anterior al Miércoles de Ceniza (Noche Santa) pero ahora de manera virtual; y así como todo cambia y hemos de orientar el cambio para mejorar, seguimos cambiando y aprendiendo para plantear presencia y participación que no se quede en un mero remedo o sustitución, sino para ir profundizando en nuestra vida de fe, en la fe vivida, en la fe que transforma la vida, en la fe que se hace vida…

LUEGO DE DOS héroes de película (Santa Soledad Torres Acosta y San José Sánchez del Río), vuelvo a los que siguen con los pies en la tierra y las manos en el lodo-carne de nuestras miserias, y aunque conviene dejarlos un tanto en el anonimato, me atrevo a mencionar a Margarita (enfermera) o a Laura (doctora), así como a Damián (camillero) o a Fernando (anestesista), que en Puebla, Xochimilco, en Azcapotzalco o Iztacalco, siguen con su trabajo de manera discreta y entregada, con todo el riesgo del contagio, pero con todo el ánimo de servir…

AUTÉNTICOS Y EFECTIVOS héroes no son los que aspiran al bronce hueco ni los que buscan cámaras y micrófonos para hacerse oír a fuerzas, sino los que ponen calor humano generoso y entrega silenciosa y discreta; dudo del heroísmo inflado por libros de texto o la historia oficial, pero no dudo -¡para nada!- del heroísmo de quien trabaja con honestidad y alegría, ni de quien se esmera por la educación y la cultura aunque reciba un salario de miseria: héroes cotidianos de los que ciertamente has recibido la Patria auténtica, y acaso tú mismo entras en esa categoría…

TE RECOMIENDO QUE no te afanes en recibir la ceniza el miércoles próximo, cuando muchos querrán ir al templo para cumplir con una fecha y se expondrán al contagio; más bien te recomiendo -con toda la autoridad que no tengo al respecto- que desde lo discreto y cotidiano de tu hogar y tu familia, te sigas disponiendo a la grandeza que se esconde en la sencillez de un signo que ahora puedes interiorizar (estoy seguro que me entendiste aunque yo no lo haya explicado bien)…

 

Puedes leer: Ángelus dominical. Vivir cada etapa de la vida como Dios manda.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios