Opinión

Ángelus Dominical: celebrar Navidad es celebrar a Dios-con-nosotros

SI ME PERMITEN hoy daré una mini-lección de alemán que no abarque más allá del párrafo siguiente, de entrada porque prácticamente es nada lo que sé de tal lengua y enseguida porque tal vez a casi nadie más le interese aprender tal idioma en este medio…

LA PRIMERA SÍLABA se escribe “drei” pero se pronuncia “drai” y no es más que el número tres, la letra “o” con diéresis es como una “e” palatina suave (König significa rey), y la “g” de la última sílaba también es suave (singen= cantar) como en la palabra Guelatao; así que la expresión “Dreikönigssingen” se puede traducir como “cantar de los tres reyes”…

RESULTA QUE EN TIERRAS germánicas y polacas, se ha ido consolidando (desde hace más de 25 años) una campaña de recolección de fondos para obras sociales, y su mecánica es sencilla: luego de celebrar la Navidad, niños personificando a los Tres Reyes de Oriente y acompañados de la estrella de Belén, salen a cantar villancicos de casa en casa y a pedir donativos que se encauzan en favor de la infancia más necesitada…

LA INICIATIVA NACIDA y promovida en ambientes parroquiales, está respaldada por la organización de animación misionera infantil de aquellos países, y a pesar de los tiempos de pandemia y el distanciamiento social, los resultados son alentadores; el secreto –sin duda- está en las ganas de ayudar motivados por el Nacimiento del Hijo de Dios…

ASISTÍ A UN EVENTO filantrópico organizado por una empresa de presencia nacional, y el conferencista principal hacía hincapié en que el liderazgo social debe cuidar siempre una mística profunda para no sucumbir a intereses parciales, a coyunturas críticas o a estrategias facilonas que rápido pasan; en efecto, o estás bien seguro de lo que eres y haces, o terminas por no hacerlo…

SEGÚN ME INFORMO son miles y miles de niños que participan en la tal colecta y su motivación sin duda es honesta y clara: ayudar a otros pequeños que no cuentan con los apoyos necesarios para sortear dificultades como falta de alimentos, servicios médicos insuficientes, educación endeble, familias heridas por la separación, por la guerra, por la discriminación racial…

SE ANUNCIÓ QUE EL OBISPO Tonino Bello (italiano, fallecido en 1993) ya tiene el título de “Venerable”, que se da como parte del proceso de beatificación y canonización; y me refiero a él recomendando sus cartas pastorales y reflexiones del Evangelio, en donde cuestiona nuestros modos –muy cómodos- de celebrar la Navidad sin atender a los más necesitados…

NO LE PERDERÉ la pista a Don Tonino por tres razones: es muy actual, es muy atrevido, y sospecho que es favorito del Papa Francisco por aquello de ser “Iglesia en salida”, es decir, con las ganas y la determinación de llegar a donde ordinariamente no hemos llegado, a los más excluidos y marginados…

EN NINGÚN LADO se vive exento de riesgos y problemas, de conflictos inútiles y guerras sin sentido, y hasta de brujerías –todas tontas- y supersticiones –todas insensatas-; de ahí que hay que estar a las vivas para que no te muevan el tapete…

Y DIGO LO ANTERIOR porque me acaban de dejar en el atrio del templo un paquete de quién-sabe-qué pero que no da pinta sino de ser alguna brujería de tantas –todas basura- y que sin mayor investigación sencillamente he lanzado al bote de la basura: ningún lugar mejor para toda sarta de ensalmos, fetiches, atados, brebajes, hechizos, amuletos, conjuros, rituales y encantamientos, ¡güácala!…

DOS, SÓLO DOS Y NO MÁS, me parecen ser las razones últimas por las que brujos y hechiceros tienen clientes y adeptos: o hay que ser muy tontos o hay que ser muy ignorantes, o las dos cosas juntas, que finalmente el asunto es provocar miedo e inseguridad…

MI VECINO SE DICE cristiano pero no se dice católico, y conversando con él coincidimos en algo fundamental: todo el mal viene de quien finalmente no lo puede todo (y su ambición le lleva a la perdición), y todo el bien viene –finalmente- de quien todo lo puede y lo primero que puede es el bien para todos y se llama Dios…

LUEGO DE PIRUETAS que parecen trabalenguas, caigamos en blandito y clarifiquemos y reiteremos y gocemos con lo que nos enseñó Jesús: que Dios es Padre de todos, que siempre quiere nuestro bien, que las puertas del infierno no prevalecerán, que por eso nos envió a su Hijo -¡para salvarnos!-, que por eso hay tantos niños que cantan villancicos (aunque sea en alemán o polaco), y que por eso celebrar la Navidad es celebrar a Dios-con-nosotros…

También puedes leer: Ángelus dominical: Oraciones y plegarias por los gobernantes