Turismo religioso

El Expiatorio de Guadalajara, uno de los templos más bellos de México

El Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento, en el centro tapatío, es conocido por su arquitectura e historia.
La construcción del templo se extendió por 75 años debido a conflictos sociales.
La construcción del templo se extendió por 75 años debido a conflictos sociales.

El Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento, en Guadalajara, Jalisco, es una de las iglesias más bellas de nuestro país, y no es para menos, ya que es atribuida al prestigiado arquitecto italiano Adamo Boari, quien diseñó el Palacio de las Bellas Artes y el Palacio del Correo Mayor de la Ciudad de México.

Leer: La iglesia de Santa Prisca, el tesoro de Taxco

Eran tiempos en los que el presidente Porfirio Díaz trataba de poner a México a la altura de Francia, Roma y Londres, de modo que el estilo arquitectónico europeo era la moda. La primera piedra de esta iglesia se puso el 15 de agosto de 1897, pero la Revolución Mexicana obligó a suspender la obra; se necesitarían 75 años más, hasta 1972, para que se concluyera. 

Es una iglesia neogótica, construida con piedra tallada, y se le considera como la obra cumbre de este estilo en México. El Arzobispo de Guadalajara que promovió su construcción fue Pedro Loza y Pardavé, en compañía del canónigo Pedro Romero. El maestro de obras fue Feliciano Arias, quien, a su muerte, fue sucedido por su hijo Jerónimo Arias.

Los vitrales son una de las partes más admiradas del Expiatorio de Guadalajara.

Los vitrales son una de las partes más admiradas del Expiatorio de Guadalajara.

Pero sería el padre José Garibi Rivera quien promovería su conclusión. Garibi -que posteriormente se volvió Arzobispo de Guadalajara y el primer Cardenal mexicano- encargó el proyecto al ingeniero Luis Ugarte, y a él lo sucedió, el 6 de enero de 1927, el arquitecto Ignacio Díaz Morales. 

Los vitrales, una de las partes más admiradas del templo, son de Francia; las puertas de madera de granadillo son autoría de Jesús Gómez Velasco, y las esculturas, del mexicano Benito Castañeda. Los tres tímpanos de mosaico que están al frente de la iglesia se mandaron realizar en la Fábrica de San Pedro, en el Vaticano, en ellos aparecen el Cordero Pascual, San Tarsicio y San Pío X.

El reloj es otro adorno que llama la atención de los paseantes, quienes varias veces al día pueden ver a los 12 apóstoles avanzar a través de un pequeño riel. Fue donado por el médico y filántropo alemán Pablo Horn, pero se le hicieron muchas modificaciones para que llegara a su estado actual. Tiene un carillón de 25 campanas que tocan 25 piezas musicales, entre ellas, el Ave María, las Mañanitas, las Golondrinas, México Lindo y Querido, y la Marcha de Zacatecas.

Del reloj del Expiatorio de Guadalajara salen los apóstoles.

Del reloj del Expiatorio de Guadalajara salen los apóstoles.