¿Tienes ansiedad? Estos pasajes de la Biblia te pueden ayudar

Estos pasajes de la Biblia pueden servirte para enfrentar la ansiedad y las preocupaciones de la vida.

Es normal sentir ansiedad, es decir, un sentimiento de miedo, temor o inquietud ante algún aspecto de la vida, sobre todo cuando estás ante una situación difícil o estresante: un nuevo trabajo, un examen, problemas económicos, el diagnóstico de un enfermedad.

Puede que sudes, te sientas inquieto o tenso, o sientas que tu corazón palpita rápido.

Si bien esta emoción es normal, también hay personas que viven un trastorno de ansiedad generalizada que los afecta cada día, para ellos las sensaciones anteriores no son temporales y pueden ser abrumadoras, tal como señala sobre este padecimiento la Enciclopedia Médica Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.


En la Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de México hay un mensaje para los feligreses que padecen ansiedad, un listado de pasajes de la Biblia que los pueden ayudar, a continuación los reproducimos.

Cuando sientas que la ansiedad te domina, recuerda leerlos:

Mateo 6, 25-34

Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?

Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos?

 ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida?¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer.

Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos.

Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!

No se inquieten entonces, diciendo: «¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?».

Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.

Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.

No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

Salmo 46

Dios es nuestro refugio y fortaleza,

socorro siempre a mano en momentos de angustia.

Por eso, si hay temblor no temeremos,

o si al fondo del mar caen los montes;

aunque sus aguas rujan y se encrespen

y los montes a su ímpetu retiemblen:

El Señor Sabaot está con nosotros,

es nuestro baluarte el Dios de Jacob.

Un río, sus brazos regocijan

a la ciudad de Dios,

santifica las moradas del Altísimo.

Dios está en ella, no puede ceder,

Dios la socorre al despuntar la aurora.

Los pueblos bramaban,

los reinos en marcha se ponían…

El eleva su voz y el mundo se hunde.

El Señor Sabaot está con nosotros,

es nuestro baluarte el Dios de Jacob.

Vengan a ver las hazañas del Señor,

y los estragos que causó a la tierra.

Pone fin a la guerra en todo el país,

rompe el arco y en dos parte la lanza

y consume los carros en el fuego.

Paren y reconozcan que soy Dios,

muy por encima de los pueblos

y muy alto sobre la tierra.

El Señor Sabaot está con nosotros,

es nuestro baluarte el Dios de Jacob.

Filipenses 4,6

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Hebreos 13,5

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré».

 

¿Ya los conocías?, ¿conoces otros que puedan ayudar a quienes padecen ansiedad? Deja tu opinión en los comentarios.