Sabías que
rmb

Te Deum: ¿qué es y por qué se reza a fin de año?

Te Deum significa “A ti, Dios” y es una oración que se recita para alabar y dar gracias a Dios.
El Santísimo Sacramento.
El Santísimo Sacramento.

El Te Deum o tedeum es una que tiene por finalidad alabar y dar gracias a Dios por algún acontecimiento relevante. Por ello, la Iglesia acostumbra celebrar con un Te Deum ciertos momentos especiales de la vida litúrgica, así como algunos del plano civil.

te deUn ejemplo de ello es el Te Deum de fin de año. Cada 31 de diciembre, por la tarde, el Santo Padre recita o canta el Te Deum en el Vaticano, como acción de gracias por el don de la vida.


Leer: ¿Que es la bendición Urbi et Orbi que imparte el Papa?

Te Deum, oración completa

A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.
Los ángeles todos,
los cielos y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.
A ti te ensalza
el glorioso coro de los Apóstoles,
la multitud admirable de los Profetas,
el blanco ejército de los mártires.
A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra, te proclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, Defensor.
Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Virgen.
Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el reino del cielo.
Tú te sientas a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.
Creemos que un día
has de venir como juez.
Te rogamos, pues,
que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.
Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.
Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.
Que tu misericordia, Señor,
venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

¿Cuál es el origen del Te Deum?

A esta oración se le conoce como Himno Ambrosiano, pues algunos estudiosos suponen que fue escrito por San Ambrosio de Milán junto con San Agustín de Hipona, cuando éste fue bautizado en el año 387. Sin embargo, estudios posteriores señalan como autor a Aniceto de Remesiana, un religioso griego que vivió en el siglo IV y que compuso varios himnos litúrgicos. 

¿Qué significa Te Deum?

El Te Deum es uno de los primeros himnos que fueron escritos y adoptados por la Iglesia, y se llama así porque son las primeras palabras de este texto que significan del latín “A ti, Dios”.

El primer párrafo del Te Deum dice: “A ti, oh Dios, te alabamos, a ti Señor, te reconocemos. A ti, eterno Padre te venera toda la creación. Los ángeles todos, los cielos y todas las potestades te honran. Los querubines y serafines te cantan sin cesar.”

Aunque data de la primera mitad del siglo IV, en su forma actual se encontró por vez primera en Irlanda hacia el año 690, pero desde el siglo IX los estudiosos han encontrado distintas traducciones.

El Te Deum ha sido musicalizado por grandes artistas de todos los tiempos, entre ellos, Handel, Haydn, Mozart, Héctor Berlioz, Dvorak, Bruckner, Verdi, Vivaldi, Bizet, Franz Liszt, Mendelsson, y muchos más, o William Walton que escribió una obra especial para la coronación de la Reina Isabel II de Inglaterra en 1952 y muchos más.

Algunas de las ocasiones en las que se entona un Te Deum son: la coronación de un monarca, la elección de un pontífice, el Domingo de Resurrección o en Pentecostés, las canonizaciones de los santos, el triunfo de una batalla o el don de la paz, la celebración de las fiestas nacionales, como es el caso de Chile, Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú y República Dominicana.

En México, se ha cantado Te Deum a la llegada de virreyes u obispos durante la etapa colonial, en la coronación de Iturbide, y en fechas recientes, cuando se conmemoraron los 200 años de la terminación de la Catedral Metropolitana de México.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios