Sabías que

Cómo fue que San Juan Bautista ayudó a nombrar las notas musicales

El Himno a San Juan Bautista dejó para la posteridad el nombre a las notas musicales.
El Himno a San Juan Bautista ayudó a nombrar las notas musicales.
El Himno a San Juan Bautista ayudó a nombrar las notas musicales.

Un texto religioso del siglo VIII, el Himno a San Juan Bautista atribuido a Pablo el Diácono, fue usado en el siglo XI por el monje benedictino italiano Guido de Arezzo, quien utilizó la primera sílaba de cada verso, para dar nombre a las seis primeras notas musicales: ut, re, mi, fa, sol, la.

Leer: ¿Por qué a San Juan Bautista lo celebramos en su natalicio?

Siglos después, otro gran estudioso de la música, Anselmo de Flandes, dio nombre a la nota faltante, el Sí. Luego, en el siglo XVII, el musicólogo italiano Giovanni Battista Doni, cambió el nombre de la nota ut, por el do.

¿Qué dice el Himno a San Juan Bautista?

Ut queant laxis

Resonare fibris

Mira gestorum

Solve polluti

Labii reatum

Sancte Ioannes.

Esto se traduce: Para que puedan exaltar a pleno pulmón las maravillas estos siervos tuyos perdona la falta de nuestros labios impuros San Juan.

Guido da Arezzo también mejoró la escritura musical de su tiempo en un tetragrama sobre líneas horizontales, aunque sin duda, es más conocido porque cambió la nominación de las notas, pues antes que él, durante la Edad Media, eran designados con letras del alfabeto: A, B, C, D, E, F y G.

Por todos es sabido que el impulso que dio la Iglesia a la música, a través de grandes obras maestras de arte sacro, abarca nombre de grandes compositores de todos los tiempos: Bach, Hayden, Palestrina, Mozart, Beethoven, Schubert, Rachmaninoff, entre otros.

Hay obras que destacan por su belleza y profundidad, como son algunos himnos, misas o piezas como el Ave María, e incluso, hay algunas arias de ópera que tienen una fuerte carga religiosa, como es el caso de Wagner, y el gusto por la música sacra aún prevalece hasta nuestros días.

Leer: Víctor Urbán, el organista que quiere rescatar la música sacra

Fue, sin embargo, el Himno a San Juan Bautista, el que dejó para la posteridad el nombre a las notas musicales, que en el solfeo cotidiano de los cantantes, éstas presentes como una oculta plegaria en todo tipo de música.