Firmas

¿Por qué a San Juan Bautista lo celebramos en su natalicio?

Es tradición en la comunidad cristiana que celebremos las fiestas de los santos el día de su muerte o martirio, pero con san Juan Bautista también celebramos el día de su natalicio. 
Foto: Diócesis de Córdoba
Foto: Diócesis de Córdoba

La celebración de los santos en la comunidad católica está relacionada con el misterio de la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, la fecha dentro del calendario que se toma en cuenta es el día de su “nacimiento” a la vida eterna, es decir, el día de su muerte. Hay dos personajes, sin embargo, de los cuales nosotros también celebramos el día de su nacimiento. En primer lugar, la Santísima Virgen María, cuyo natalicio celebramos el 8 de septiembre. Y el natalicio de san Juan Bautista.

Leer: ¿Por qué es tan importante San Andrés apóstol?

La primera razón por la cual nosotros celebramos el natalicio de san Juan Bautista radica en el hecho de que este acontecimiento se nos narra en el Evangelio de san Lucas. El evangelista, a lo largo de los dos primeros capítulos de su evangelio, nos presenta de forma alternada la narración de la anunciación, concepción y nacimiento de Juan Bautista y de Nuestro Señor Jesucristo. San Lucas amplía los detalles del nacimiento de Juan sobre todo en lo que respecta a la asignación del nombre. En cambio, cuando nos narra el nacimiento de Jesús se detiene más en la narración de la visita de los pastores y en las profecías sobre la misión del mesías.

Leer: ¿Cuál es la relación entre el Bautista y Jesucristo?

La misión del Bautista es la segunda razón importante por la que celebramos su natalicio, ya que es el precursor de nuestro Señor Jesucristo. El mismo evangelista san Lucas, en el cántico de Zacarías (padre de San Juan Bautista), nos expone el sentido de su misión que fue aparecer antes de la manifestación de Nuestro Señor para preparar a todas las personas por medio de la conversión.

El mismo san Juan, por su parte, explicó siempre su misión y su misma persona como el “amigo del novio”, reconociendo que la Nueva Alianza entre Dios y la humanidad no se realizaría por él, sino por Jesús, el mesías.

A propósito, la fecha de esta celebración es completamente dependiente de la fecha de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo, conforme nos lo dice el evangelista san Lucas de la siguiente forma: “después de seis meses –de la anunciación del nacimiento de Juan a su padre Zacarías– fue enviado el arcángel Gabriel a una virgen llamada María” (Lc 1,26). Muchas veces se piensa que el dato más importante de nuestra fe es la fecha de la Navidad, el 25 de diciembre, pero no es así. La fecha más importante en cuanto al nacimiento de Nuestro Señor es el de su Encarnación. De acuerdo con algunas tradiciones judías, el día de la Encarnación del mesías debía coincidir con el equinoccio de primavera, día de la creación, por tanto, seis meses antes coincide con el 24 de junio que es precisamente hoy.