Salmo 91: la oración para pedir todos los días la protección de Dios

El Salmo 91 es ocupado por muchos católicos para pedir protección a Dios, puedes rezarlo cada día antes de salir de casa.
Jesucristo tomando la mano de una persona necesitada
El Salmo 91 se reza todos los días para pedir la protección de Dios.

¿Conoces el Salmo 91? A él recurren muchas personas para pedir protección diaria. Los fieles suelen rezarlo antes de salir de casa, al ir al trabajo y también para pedir al Señor que los ayude a enfrentarse a situaciones peligrosas o a los problemas que llegan a presentarse en sus vidas.

Los Salmos son oraciones que encontramos en la Biblia y que fueron inspiradas a partir de las experiencias cotidianas.  Jesús nació y creció en un ambiente impregnado por ellas pues la práctica de rezarlos era común entre los judíos.

A continuación te presentamos el Salmo 91, que puedes rezar cada día para pedir protección a Dios.

Salmo 91:

Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío».

Él te librará de la red del cazador y de la peste perniciosa; te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas.

No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las tinieblas, ni la plaga que devasta a pleno sol.

Aunque caigan mil a tu izquierda y diez mil a tu derecha, tú no serás alcanzado: su brazo es escudo y coraza.

Con sólo dirigir una mirada, verás el castigo de los malos, porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo.

No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo.

Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra; caminarás sobre leones y víboras, pisotearás cachorros de león y serpientes.

«Él se entregó a mí, por eso, yo lo glorificaré; lo protegeré, porque conoce mi Nombre; me invocará, y yo le responderé. Estará con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré; le haré gozar de una larga vida y le haré ver mi salvación».

 

Puedes leer: 4 salmos para pedir por los enfermos. ¡Dejémoslos en manos de Dios!

Compartir




Publicidad