Reino Unido legaliza el aborto de nonatos con síndrome de Down

El Tribunal de Apelaciones de ese país calificó de legal el aborto hasta el nacimiento, si el niño tiene anomalías físicas o mentales graves
Ecografía de un bebé de 24 semanas. Foto: ecobarriguitas4d
Ecografía de un bebé de 24 semanas. Foto: ecobarriguitas4d

Luego de dos meses de analizar una demanda contra la Ley del Aborto, el Tribunal de Apelación del Reino Unido confirmó la legislación que permite el aborto de bebés en el vientre materno con síndrome de Down, hasta el momento del nacimiento.

Los jueces rechazaron un recurso presentado contra el Ministerio de Salud y Cuidado Social por Heidi Crowter, de 27 años, que tiene síndrome de Down, y Marie Lea-Wilson, madre de Aidan, que también padece esa afección, para eliminar una sección contemplada en Ley, por ser un ejemplo de “desigualdad”.

Te puede interesar: Avanza a los altares médico provida que descubrió el síndrome de Down

¿A quiénes afecta la legislación?

Si bien en Inglaterra, Gales y Escocia la actual legislación permite abortar siempre que se haga dentro de las primeras 24 semanas del periodo de gestación, la nueva legislación permite el aborto hasta el momento del nacimiento cuando existe un “riesgo sustancial”, “si el niño que naciera sufriese de anomalías físicas o mentales o tuviera minusvalías graves”, que incluyen el síndrome de Down.

El pasado mes de septiembre, los jueces británicos se comprometieron a hallar un equilibrio entre los derechos del nonato y los de la mujer, y este caso en concreto se contempló en una audiencia judicial celebrada el pasado julio.

Según determinaron el viernes pasado los magistrados de la Corte de Apelaciones, la legislación no interfiere con los derechos de los “incapacitados que están vivos”.

De la misma manera, reconoció que con la decisión que adoptaron “mucha gente con síndrome de Down y otras discapacidades se sentirán disgustadas y ofendidas por el hecho de que este diagnóstico de discapacidad grave durante el embarazo se contemple por la ley como justificación para el aborto, y que podrían considerarlo como que implica que sus propias vidas valen menos”.

Te puede interesar: El síndrome de Down no es impedimento para salir adelante

Evalúan ir al Tribunal Supremo

Luego de conocer el fallo, Crowter no descartó elevar su caso hasta el Tribunal Supremo -máxima instancia judicial del país- , y aseguró que seguirá “luchando” por esta causa al considerar que ya ha logrado informar y cambiar los corazones y mentes, así como las opiniones de la gente sobre la ley.

“Estoy muy disgustada por el hecho de que los fetos que tienen síndrome de Down puedan ser abortados hasta el momento de nacer. Esto me dice que no se me valora y que valgo mucho menos que una persona que no tenga síndrome de Down”, dijo hoy Crowter.

Te puede interesar: Cómo educar a tus hijos sobre el Síndrome de Down

 

Compartir