Paragraph

SUSCRIBIRSE

¿Qué se necesita para ser sacerdote?

POR  Tannya Jaime
22 marzo, 2024

¿Qué se necesita para ser sacerdote de la Iglesia Católica? Una pregunta que la gente se hace para conocer mejor el proceso de formación que realiza un hombre que siente el llamado o la vocación de ser sacerdote, así como de saber cuál es su compromiso con la fe y la comunidad.

Por ello, es importante destacar que el Código de Derecho Canónico, donde se encuentran estipuladas las leyes y normas que rigen la vida y la organización de la Iglesia Católica, sobre los requisitos básicos para los que sienten el llamado en cuanto al sacramento del Orden Sagrado, el Código establece ciertos requisitos que deben cumplir aquellos que deseen y descubran llenos de fe el ser ordenados sacerdotes, para consagrar su vida al sacerdocio ministerial.

Requisitos para ser sacerdote de la Iglesia Católica

En la Iglesia Católica, el sacerdocio es un llamado sagrado y una responsabilidad de gran importancia. Aquellos que aspiran a ser sacerdotes deben cumplir con una serie de requisitos establecidos por la doctrina y la ley eclesiástica.

A continuación, presentamos los requisitos que para ser ordenado sacerdote establece el Código de Derecho Canónico:

  • Llamado divino y libre voluntad de respuesta: El candidato debe sentir un llamado divino al sacerdocio y debe ofrecerse libremente para asumir este estado de vida.
  • Buen carácter y buena fama: Debe tener un buen carácter y ser moralmente apto para el ejercicio del ministerio sacerdotal.
  • Fe y doctrina: Debe tener una fe sólida en la doctrina católica y ser capaz de enseñarla y defenderla.
  • Edad mínima: Según el Código de Derecho Canónico, un hombre no puede ser ordenado sacerdote antes de cumplir los 25 años, a menos que el obispo diocesano decida otra cosa por causa justa.
  • Formación adecuada: Debe haber recibido una formación adecuada, incluyendo estudios filosóficos y teológicos, así como una formación pastoral y espiritual.
  • Estado civil: el Código de Derecho Canónico establece que los candidatos al sacerdocio ministerial que aspiran al Presbiterado deben ser célibes, es decir, no casados (en el caso de la Iglesia Latina). Caso especial es el de alguna Iglesia Católicas de Rito Oriental (tienen su Código propio) y en comunión con el Papa, que tienen Presbíteros casados, que primero deben tener una familia sólida.
  • El Código permite la ordenación de hombres casados, es el caso de los Diáconos permanentes, que no pueden aspirar al Presbiterado.
  • Aprobación de la autoridad eclesiástica: Finalmente, el candidato debe ser aprobado por la autoridad eclesiástica competente, que generalmente es el obispo diocesano, apoyado por un equipo de maestros y formadores (Seminarios).

Formación para ser sacerdote de la Iglesia Católica

La formación para el sacerdocio en la Iglesia Católica es, en gran medida, establecida y supervisada por la autoridad del Papa y por los Obispos Diocesanos, aunque también puede variar un poco en las comunidades religiosas, la Vida consagrada, a las que pertenezcan los candidatos al sacerdocio, manteniendo una unidad en lo esencial.

Las Diócesis y la formación de los sacerdotes

¿Qué es una Diócesis o Arquidiócesis?

Las Diócesis son unidades administrativas y pastorales de la Iglesia Católica, cada una dirigida por un Obispo, los cuales son los directos responsables de la formación y el acompañamiento de los futuros sacerdotes dentro de su territorio. Los obispos que están en comunión con el Papa.

¿Cuáles son los programas de formación para ser sacerdote ordenado?

Siguiendo las directivas del Vaticano, los Seminarios Diocesanos e Institutos de Formación, establecen programas formativos que incluyen estudios filosóficos, teológicos, espirituales y pastorales.

Es necesaria tener una formación básica:

  • Preparatoria terminada
  • Un curso-año de propedéutico o introductorio.

Estos programas están diseñados para preparar a los candidatos al sacerdocio ministerial para los desafíos y responsabilidades del ministerio sacerdotal, equipándolos con las habilidades necesarias para servir a la comunidad católica de manera efectiva, en el campo humano, doctrinal, espiritual y social; últimamente se ha sumado el campo psicológico.

El Obispo encargado de la Diócesis es el responsable del discernimiento vocacional de los candidatos al sacerdocio, brindándoles orientación espiritual y pastoral durante todo el proceso de formación. Además, las Diócesis evalúan regularmente el progreso de los seminaristas y toman decisiones sobre su idoneidad para la ordenación sacerdotal, se realiza un continuo ejercicio de escrutinios.



Las Diócesis tienen cierta autonomía en la formación de sacerdotes, pero también deben cumplir siempre con las normativas y directrices establecidas por las conferencias episcopales y las autoridades eclesiásticas superiores, buscando asegurar, en lo humanamente posible, la coherencia y la calidad en la adecuada formación de los futuros ministros ordenados (sacerdotes).

¿Qué estudios se necesitan para ser sacerdote?

Tener terminada la formación básica, como lo es la Preparatoria y/o con algunos estudios superiores.

Los estudios para los candidatos al sacerdocio ministerial generalmente comienzan con un año de nivelación conocido como la etapa de discernimiento vocacional (Propedéutico, Introductorio, Postulantado) , donde los aspirantes disciernen su llamado al sacerdocio ministerial. Después de esta fase inicial, pasan a la etapa formativa más específica.

  • Un programa de tres años de estudio filosófico (según circunstancias, pueden ser 2)
  • Un año de experiencia práctica en la pastoral, que ofrece una oportunidad para trabajar fuera del ambiente del seminario y participar directamente en la vida social y pastoral, cómo viven y trabajan los jóvenes de su edad.
  • Una vez completadas estas etapas, los candidatos ingresan en un programa de cuatro años de estudio teológico (según circunstancias, pueden ser 3) , profundizando en las Sagradas Escrituras, la Liturgia, la Espiritualidad, la Dogmática, el Derecho Canónico, la Historia de la Iglesia, y otras ciencias complementarias.
  • Luego son ordenados Diáconos, habiendo pasado unos escrutinios minuciosos sobre su idoneidad; después realizan una labor concreta y comprometida con la Iglesia (a modo de servicio social y de prácticas), que los introduce en su ministerio de servicio.
  • Habiendo realizado su ministerio diaconal son ordenados por el Obispo como Presbíteros y colaboradores del Obispo, para la atención y cuidado de los fieles.

Además de los estudios teológicos terminados o junto con ellos, algunos sacerdotes también dedican tiempo al aprendizaje de idiomas clave, incluidos el latín, el griego y el hebreo, idiomas en los que se originaron las Sagradas Escrituras y los documentos fundamentales de la Iglesia Católica.

Asimismo, pueden optar por estudiar lenguas modernas como el inglés, italiano, francés y alemán para facilitar su ministerio en contextos multiculturales.

El obispo pide o alguno pide tener una especialización dentro de aquello que necesita la Iglesia, realizarla dentro o fuera del país, en materias más especializadas y necesarias para la Iglesia: para ser maestros y formadores de nuevas generaciones de sacerdotes.

¿Cuáles son las materias que se estudian para ser sacerdote?

  • Filosofía con diversas materias
  • Teología con diversas materias
  • Sagradas Escrituras con diversas materias
  • Historia universal e historia de la Iglesia Católica con diversas materias
  • Liturgia y Sacramentos con diversas materias
  • Moral y Ética con diversas materias
  • Pastoral con sus diversas materias
  • Espiritualidad con diversas materias
  • Otras

¿Cuáles son las especializaciones de los sacerdotes?

Una vez ordenados sacerdotes, algunos optan por especializarse en áreas específicas de:

  • La Teología
  • La Filosofía
  • Historia de la Iglesia
  • Sagradas Escrituras
  • Dogmática u otras disciplinas afines

Estos estudios les permiten a los sacerdotes profundizar aún más en su comprensión doctrinal y para el servicio a la Iglesia y a la comunidad. Este proceso de formación continua es fundamental para formarse a los sacerdotes con las habilidades y conocimientos necesarios para su ministerio pastoral y su servicio a Dios y a su pueblo. El sacerdote debe estar siempre en formación permanente (con especialización o sin especialización).





Autor

Lic. Ciencias de la Comunicación, egresada del Tec de Monterrey con una especialización en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal