¿Por qué no se come carne en los viernes de Cuaresma?

Una de las prácticas de Cuaresma es la abstinencia, ¿pero en que consiste?, ¿qué alimentos se pueden comer?, ¿puedo cambiarla por otra cosa?
La Iglesia pide abstenernos de comer Carne los viernes de Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y los viernes de Cuaresma. Foto: Pixabay
La Iglesia pide abstenernos de comer Carne los viernes de Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y los viernes de Cuaresma. Foto: Pixabay

Una de las prácticas más comunes en Cuaresma es la abstinencia que, al pie de la letra, consiste en no comer carne roja ni aves. Pero, ¿por qué la practicamos?

De acuerdo con padre Leonardo Tinoco, Canónigo Penitenciario del Cabildo de Guadalupe, la abstinencia es una manera de ejercer el autodominio de nuestro cuerpo al que tanto le damos.

“Hay alimentos que nutren y hacen muy bien al ser humano, pero no todos. En el campo de la vida espiritual es exactamente lo mismo: no le podemos dar al cuerpo todo lo que nos pide, sólo por sentir placer”, asegura el sacerdote.

Leer: Por qué la penitencia nos ayuda a crecer el espíritu

El Miércoles de Ceniza y todos los viernes de Cuaresma debemos practicar la abstinencia de comer carne, aunque la Iglesia en México permite intercambiarla por la realización de obras de caridad; o bien, por la abstinencia de alguna placer o de algún platillo que por su confección sea de nuestro agrado.

Leer: Cómo hacer de la Cuaresma un camino de conversión

Además, la abstinencia en época de Cuaresma tiene un sentido social: somos solidarios con los más pobres dándoles lo que nosotros no comemos. Significa privarte de algo y ahorrar para dárselo a los que lo necesitan.

De acuerdo con el Papa Francisco, la abstinencia también nos ayuda a cambiar nuestra actitud con los demás: de la tentación de “devorarlo” todo, para saciar nuestra avidez, a la capacidad de sufrir por amor, que puede colmar el vacío de nuestro corazón.

Es bueno que la cumplamos como la pide la Iglesia porque es la ocasión de dar testimonio de nuestra fe.

Por ejemplo, el obrero que en el comedor de la fábrica rechaza discretamente la carne que le sirven porque es “vigilia”, está dando testimonio de que es católico y de que cumple con su religión. ¡Eso vale mucho! Lo mismo sucede con el estudiante o la secretaria. Están haciendo presente su fe por un medio tan sencillo como no comer carne.

No debemos olvidar que la práctica de la abstinencia de carne tiene su sentido más profundo en ejercitar la voluntad y compartir con el hermano. Si le quitamos este significado, se puede convertir en una mera costumbre.

Leer: Tips para ponernos en forma en esta Cuaresma

Compartir