Sabías que

No me gustó el regalo que me dieron, ¿qué hago con él?

Siempre podemos alegrar el día a alguien más que no esté pasando por un buen momento en esta Navidad.
Un regalo no deseado...
Regalar el regalo, una opción.

Es muy probable que nos suceda al menos una vez: recibimos en Navidad un regalo con una linda envoltura y un hermoso moño. Sin embargo, al abrirlo nos encontramos con un suéter, una blusa o una chamarra que por alguna razón no nos gusta, y por lo tanto, es muy probable que jamás la usemos.

Leer: ¿Sabes qué regalar en Navidad? Puedes donar tiempo y juguetes

En entrevista, Dulce María Fernández, especialista en Salud Mental y una de las fundadoras de la asociación Cenyeliztli, aseguró que, antes que nada, debemos sentirnos agradecidos por el regalo, ya que es  un gesto de cariño de una persona que nos ama. “La otra persona pensó en ti y el dinero que ocupó o el tiempo que usó para hacerte un presente lo hizo de corazón”, comentó la especialista.

Por ello, tenemos que dar las gracias a la persona que lo regala “sin decir mentiras y pensando sinceramente que se tomó un tiempo de su vida para hacerlo”.

Ahora bien, una vez considerando las buenas intenciones de nuestro amigo o familiar, si ese regalo sigue sin gustarnos tenemos varias alternativas. La primera es si la persona te entregó un recibo podemos cambiarlo por alguna otra prenda o producto que nos guste.

La otra opción es hacer que ese regalo pueda seguir cumpliendo su función y alegrar la Navidad de alguien más.

“Piensa, si de plano no lo vas a usar o no te lo vas a poner, no lo dejes olvidado en el closet, sino inmediatamente búscale una utilidad”.

Eso sí -agregó la especialista- es importante tener en cuenta que el regalo no puede caer en alguien del mismo círculo  social de quien te lo regaló, pues podrías herir sus sentimientos.

Puedes ofrecerlo de corazón a alguien que lo necesite, por ejemplo, visitar un asilo y dar el regalo a un adulto mayor, “aprovecha el momento para escuchar a esa persona para saber qué es lo que le conmueve y qué es lo que su niño interior quisiera en ese momento”, comentó.

También podemos hacer un regalo, por ejemplo, a personas con alguna enfermedad terminal, en situación de abandono o a personas hospitalizadas y sus familiares, que no están viviendo un momento muy agradable, y ese regalo puede ser un momento de consuelo.

Por último, la especialista pidió no perder de vista que esa persona a quien daremos el presente representa el rostro de Cristo. Ya que muchas veces en la época de Navidad estamos distraídos y no le hacemos caso a los detalles, “estamos metidos en la fiesta, en los preparativos o en los regalos”, pero este presente que no nos gusta puede ser un pretexto para recordar que estamos llamados por Dios a las obras de misericordia.

Considera los pasos a seguir con un presente que no te gusta:

  • Lo primero es dar las gracias, esa persona se tomó el tiempo de pensar en ti e invirtió dinero de corazón.
  • No dejes pasar tiempo,  puedes cambiarlo, venderlo o donarlo nuevo a alguien que lo necesite.
  • El regalo no debe caer en el mismo círculo social de la persona que te lo regaló, eso puede herir sus sentimientos.

Puedes leer: ¿Cómo criar a los hijos sin gritos ni amenazas?

Comentarios