No es lo mismo ‘temor de Dios’ que ‘miedo a Dios’. ¡Conoce la diferencia!

Al enseñar que uno de los dones del Espíritu Santo es el temor de Dios, la Iglesia no promueve el miedo a Dios. ¡Aquí la explicación!
¿Qué es el temor de Dios?
¿Qué es el temor de Dios?

Uno de los dones del Espíritu Santo es el ‘temor de Dios’; sin embargo, esto llega a causar confusión en algunos fieles, pues creen que consiste en tenerle miedo a Dios.

El ‘temor de Dios’, que efectivamente es uno de los dones del Espíritu Santo (ver Is 11, 2), no se refiere a tenerle miedo a Dios, ya que Dios es amor, y aunque sabemos que un día nos juzgará, sabemos también que lo hará con misericordia.

Te puede interesar: Temor de Dios: miedo de ofender su amor


El temor de Dios no está fundamentado en el susto sino en el amor. Consiste en sentir hacia Dios tal amor, tal respeto y reverencia que se tiene temor de fallarle, de defraudarlo, de ofenderlo, de lastimarlo con nuestros pecados y traiciones.

El temor de Dios no hace que el alma se aleje espantada ante Dios, sino al contrario, que busque más estar a Su lado y darle gusto en todo.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los 7 dones del Espíritu Santo? El Papa nos explica

Es, como todos los dones y frutos del Espíritu Santo, una gracia divina que nos ayuda a estar cada vez más cerca de Dios y a crecer en santidad. Se entiende entonces que en un Salmo se afirme: “Dichoso el que teme al Señor” (Sal 127, 1).

Te puede interesar: Los 12 Frutos del Espíritu Santo ¿Sabes cuáles son?