El Padrenuestro explicado frase por frase

¿Le prestas atención al rezo del Padrenuestro o solo lo repites?, ¿sabías que en la oración hay 7 peticiones? Te explicamos cada una.
El Padrenuestro se reza durante la Misa, el sacerdote lo hace con las manos alzadas.
El Padrenuestro se reza durante la Misa, el sacerdote lo hace con las manos alzadas.

El Padrenuestro es la oración por excelencia de los cristianos. El hecho de que se rece dentro de la Misa le ayuda a unir la escucha de la Palabra y la recepción del Banquete Pascual con su vida diaria. A continuación, te damos la explicación del Padrenuestro, frase por frase.

Padre nuestro:

Podemos invocar a Dios como nuestro “Padre” porque hemos sido creados hijos en el Hijo. Jesús es quién nos ha revelado el Rostro amoroso de Dios -que antes que nada es Padre- y gracias a la acción del Espíritu Santo lo podemos invocar como “Abba”, es decir, como Padre.

Que estás en el Cielo:

Es una expresión que no indica un lugar, sino la divinidad y la majestad del Padre que a pesar de pertenecer al cielo, siempre está con nosotros en la tierra.




Leer: ¿Es correcto elevar las manos cuando se reza el Padre nuestro?

Después tenemos 7 peticiones:

1. Santificado sea tu nombre:

Primera solicitud en la que pedimos el reconocimiento y la adoración de Dios, quien es el único Santo, por el que recibimos la salvación y la santificación, y junto con nosotros, toda la creación. Santificar el nombre de Dios es tomar conciencia de que todas nuestras acciones y palabras deben bendecir al Padre de Bondad.

2.Venga a nosotros tu reino:

El reino de Dios está en medio de nosotros, se ha hecho presente en Jesucristo, a quien se anunció en el Evangelio y de quien seremos partícipes cuando recibamos su Cuerpo. Es también el grito de “Ven Señor Jesús”, la venida final y triunfante del Señor y la instauración definitiva del Reino de Dios.

3. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo:

En esta petición rogamos al Padre que una nuestra voluntad con la del Hijo para realizar su plan de salvación.

4. Danos hoy nuestro pan de cada día:

Con esta petición expresamos nuestra confianza de hijos de Dios, pidiendo que nos alimente del Pan de su Palabra y de la Eucaristía.

5. Perdónanos nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: imploramos la misericordia de Dios, la cual no puede penetrar en nuestro corazón si no hemos aprendido a perdonar a nuestros hermanos.

6. No nos dejes caer en tentación:

Pedimos a Dios que no nos permita tomar el camino que conduce al pecado. Es implorar al Espíritu Santo para que nos dé fuerza y perseverancia en el amor de Cristo.

7. Líbranos del mal:

Última petición en la que el cristiano pide a Dios con la Iglesia que manifieste la victoria, ya conquistada por Cristo, sobre Satanás, quien se opone a Dios y a su plan de salvación.

Amén: Con el Amén final expresamos nuestro “fiat” (hágase) respecto a las siete peticiones.

 

Leer más: Padre nuestro: ¿por qué es la oración más poderosa?

En Misa, después del Padrenuestro, el sacerdote ora haciendo una especial referencia a sus dos últimas peticiones: “que nos libre de todo mal y nos conceda la paz”, seguida de una aclamación llena de fervor a Cristo nuestro Salvador: “Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria por siempre, Señor”.