Sabías que

4 datos para entender el Miércoles de Ceniza

Para prepararnos para esta fecha, te presentamos 4 datos sobre el Miércoles de Ceniza.
El Miércoles de Ceniza da inicio al periodo de Cuaresma. Foto: Cathopic
El Miércoles de Ceniza da inicio al periodo de Cuaresma. Foto: Cathopic

Este 6 de marzo de 2019, la Iglesia celebra el Miércoles de Ceniza. Con esta fecha, se da inicio al tiempo de Cuaresma, un tiempo penitencial que nos ayuda a disponernos espiritualmente para la fiesta de la Resurrección de Jesús.

Leer: Tips para ponernos en forma en esta Cuaresma

Para prepararnos para esta fecha, te presentamos 4 datos sobre el Miércoles de Ceniza.

1. El origen del Miércoles de Ceniza

El sacramento de la reconciliación dio origen a la ceremonia de la imposición de la ceniza. En los primeros siglos del cristianismo, cuando un miembro de la comunidad pecaba gravemente, era recibido en la asamblea penitencial el Miércoles de Ceniza y ahí recibía un traje especial hecho de sayal áspero que vestiría durante toda la Cuaresma. También se derramaba ceniza sobre su cabeza, un gesto bíblico que significa tristeza por los pecados, reconocimiento de nuestra pequeñez ante Dios y el dolor de haberlo ofendido.

Finalmente, el sacerdote imponía una penitencia al pecador y la comunidad rezaba por él durante la Cuaresma. Al final de la Cuaresma era absuelto y aceptado otra vez en la comunidad que celebraba su conversión.

Leer: Miércoles de Ceniza e identidad cristiana: desde el corazón

Esta ceremonia, que en un principio estaba reservada únicamente a los que pedían la Reconciliación, más tarde se extendió a toda la comunidad, que se reconoció pecadora y dispuesta a la Reconciliación, ayunando y recibiendo la ceniza el día en que se iniciaba la Cuaresma.

2. ¿Qué significa recibir la ceniza?

3. ¿Por qué ayunamos el Miércoles de Ceniza?

“Ayunar cuando lo pida la Iglesia” nos dice uno de los mandamientos de la Iglesia. Ésta nos pide que cada Miércoles de Ceniza ayunemos y nos abstengamos de comer carne (incluyendo la de pollo).

¿Por qué? Porque somos demasiado materiales. Buscamos siempre lo que más nos gusta, lo más cómodo, lo más sabroso, lo más bonito, o más placentero. Somos hedonistas. Éstos formaban parte de una corriente filosófica cuyo lema era: “comamos y bebamos que mañana moriremos”. Vivían sin alma. Eran sólo cuerpo e instinto. ¡Así somos hoy! “Nuestro Dios es el vientre”, decía San Pablo.

Leer: Mensaje completo del Papa Francisco para la Cuaresma 2019

Cuando estamos enamorados ni nos acordamos de comer. Cuando estamos preocupados la comida pasa a segundo término. ¿No podemos enamorarnos de Dios?, ¿No podemos preocuparnos por el prójimo?. No todo en la vida es comer y darle placer al cuerpo. Ayunamos para cultivar lo espiritual, para educar el cuerpo porque no sólo de pan vive el hombre. Ayunamos para dar lo que no comemos a los que ayunan siempre por su pobreza.

La Cuaresma es un tiempo de arrepentimiento y perdón. Foto: Cathopic

La Cuaresma es un tiempo de arrepentimiento y perdón. Foto: Cathopic

Y hay otros ayunos y otras abstinencias de cosas y personas que nos impiden acercarnos a Dios y ser buenos con los demás.

  • ¿Qué tal ayunar de ver televisión para poder comunicarnos más con la familia?
  • ¿Qué tal ayunar de enojos y mal genio?
  • ¿Qué tal ayunar de esos amigos que nos llevan al mal?
  • ¿O ayunar de la infidelidad o la deslealtad?

4. ¿De dónde vienen las cenizas?

La ceniza que reciben los fieles viene de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior. Estas palmas son rociadas con agua bendita y aromatizadas con incienso.

También, se pueden quemar estampas religiosas desgastadas para darles un valor a lo que en otro momento sirvió para evocar a Dios o la intercesión de los santos y evitamos un uso indebido de las mismas.

Leer: ¿Qué hago con las imágenes de santos en papel si no las quiero tirar?

Hay personas que podrán no ir a Misa lo domingos, ni acordarse de que son católicos durante todo el año, pero eso sí, no faltarán a recibir la ceniza al comienzo de la Cuaresma. La ceniza es una tradición muy arraigada en el pueblo mexicano y lo demuestra la asistencia masiva a recibirla. Es una oportunidad par hacer llegar un mensaje de conversión y de vida nueva.