Sabías que

¿Cuál es el mejor regalo para esta Navidad?

Entregar un regalo es una forma de expresar nuestro amor a una persona, pero no tiene que ser sinónimo de despilfarro y consumismo.
Como personas de fe, sería bueno que los regalos que hacemos en Navidad expresen nuestros valores.
Como personas de fe, sería bueno que los regalos que hacemos en Navidad expresen nuestros valores.

Usualmente la Navidad se relaciona con regalos. En esta época la mayoría de las personas, realizan intercambios, que en ocasiones provocan gastos excesivos que ponen en aprietos la economía familiar.

Leer: ¿Sabes qué regalar en Navidad? Puedes donar tiempo y juguetes

El acto de regalar es bello y cada presente cuenta -aun el más sencillo- por el amor y tiempo que la persona que lo entrega invirtió en el detalle. Sin embargo, el sentido más profundo de la Navidad no es material, nos lo revela san Lucas en su Evangelio al afirmar que “Dios nos ha visitado, nos ha redimido y nos ha dado la salvación” (cf. Lc 1, 67-69).

Ese es el verdadero regalo que conmemoramos cada Navidad, el nacimiento del Salvador, del Hijo de Dios, que ha sido la luz que guía el caminar de personas y naciones, que propicia la alegría, el perdón, la solidaridad y el amor.

Tenemos que ser conscientes que en la actualidad, y en contraste con la humildad y sencillez de Dios, que siendo todo poderoso se hace pequeño y nace pobre, el mundo actual nos invita a gastar y a vivir superficialmente esta temporada.

A lo largo de estas páginas te presentamos una serie de sugerencias para regalar de forma consciente, evitando la superficialidad y el despilfarro. Y en este breve texto, te damos un primer regalo espiritual la oportunidad de meditar en el significado de las tres acciones divinas de las que nos habla san Lucas: visitar, redimir, salvar.

Lee el comentario sobre cada acción divina, y luego medita y ora lo que brote de tu corazón. Posteriormente da las gracias y haz un pequeño compromiso con Dios.

Visitar

Dios mismo nos visita porque somos importantes para Él. Tú eres importante para Él, tu familia, tus amigos son importantes para Él. Ahora, medita sobre esta frase: Dios me ama.

Redimir

Jesús nos redime y Él mismo se ofrece por la humanidad y por ti, y nos libera del pecado y de lo que nos oprime, quitando penas, miedos, angustias, depresiones, odios, resentimientos. Medita sobre esta frase: Jesús me libera.

Salva

Cristo nos Salva y nos da el Espíritu Santo para que tengamos vida nueva con Él, para Él y por Él. Medita sobre esta frase: Jesús me da vida nueva. ¿Ahora comprendes que estamos llenos de regalos?

Comentarios