¿Cómo nos ayudan los dones del Espíritu Santo en tiempos difíciles?

Necesitamos la luz del Espíritu Santo, ante la crisis actual conoce cómo se hace presente en nuestras vidas.
En Pentecostés recordamos la efusión del Espíritu Santo a los apóstoles.
En Pentecostés recordamos la efusión del Espíritu Santo a los apóstoles.

El día de la Ascensión de Jesús a los cielos debió haber sido un día muy triste para su Madre y para sus discípulos, a pesar de la promesa de que regresaría.

Me los imagino bajando del Monte de los Olivos: tristes y cabizbajos por la ausencia de su Amigo.

Y nos dicen los Hechos de los Apóstoles: “Cuando llegaron a la ciudad, subieron a la sala donde solían reunirse. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago (hijo de Alfeo), Simón el Zelote y Judas (hijo de Santiago). Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”. (Hc 1, 13-14)


Te puede interesar: ¿Cuáles son las funciones del Espíritu Santo?

Diez días pasaron entre aquel jueves y el domingo de Pentecostés, y los pasaron en confinamiento en el cenáculo, dedicados a la oración en compañía de María, a la que consideraban como a su propia madre.

Y ese confinamiento los preparó para recibir el mejor regalo de su Padre Dios y de su hermano Jesús: el Espíritu Santo, que llegó a sus vidas ruidosamente, luminosamente, espectacularmente.

Dios nos quiere mucho. Jesús es regalo del Padre. El Espíritu Santo es regalo del Padre y de Jesús.

El Espíritu Santo se nos da en el Bautismo y llega a nosotros cargado de regalos; nada menos que con la gracia santificante y con otros muchos regalos de Dios.

El Espíritu Santo, en nuestro Bautismo, nos enriquece con sus siete dones y nos los da de una vez y para siempre, todos a la vez, para toda nuestra vida de aquí, y de allá en el cielo.

Dones del Espíritu Santo.

Dones del Espíritu Santo.

No tenemos que escoger alguno de ellos, todos son nuestros, y son para nuestra santificación. Estos dones sirven para dejarnos guiar dócilmente por ese mismo Espíritu que tiene como misión el santificarnos para ir al Padre por el Camino que es Jesús.

Ya tenemos los dones, pidámosle a Dios que nos haga conscientes de ellos, y aprovechémoslos en estos momentos difíciles que estamos viviendo a causa de la pandemia de coronavirus COVID-19.