20 bellos nombres para niño y niña inspirados en Dios

¿Vas a tener un bebé y aún no sabes qué nombre ponerle? Aquí te ofrecemos 20 bellos nombres para niño o niña inspirados en Dios.
Bebé recién nacido
Bebé recién nacido

Cuando nace un bebé, inmediatamente surge la pregunta: “¿Qué nombre le pondremos?” Y entonces comienza la búsqueda con la ayuda de toda la familia, con la ayuda de esos libritos que sugieren mil y un nombres, algunos de ellos incluso exóticos que no han sido inspirados en Dios.

Te puede interesar:¿Cuál es el deber de papás y padrinos en el Bautismo? El Papa responde

Algunos papás han pensado el nombre de sus hijos desde que ellos mismos eran niños, y entonces las cosas ya son más fáciles. Pero hay otros que dejan esta importante decisión hasta el último momento, y entonces la cosa se complica.




La Iglesia Católica enseña que el nombre es muy importante porque acompañará a una persona durante toda su vida. Y así es: el nombre “marca” a la persona, por eso, un nombre ridículo o feo causará un trauma de por vida.

Te puede interesar: Le pidieron identificación para vacunarse; ¡Y sacó su Fe de Bautismo!

A continuación te ofrecemos 10 nombres para niña y 10 nombres para niño, poco comunes, e inspirados en Dios. ¿Qué mejor manera de ponerlos bajos su amparo protección?

Nombres para niñas

  1. María (excelsa o amada de Dios)
  2. Amari (milagro de Dios)
  3. Arlette (altar de Dios)
  4. Dasha (regalo de Dios)
  5. Epifanía (manifestación de Dios)
  6. Elizabeth (mujer amparada por Dios)
  7. Nazaret (cuna del Señor)
  8. Pía (piadosa, enamorada de Dios)
  9. Rosenda (defensora de la gloria de Dios)
  10. Samara (protegida de Dios)

Nombres para niños

  1. Daniel (justicia del Señor)
  2. Eliel (mi Dios)
  3. Fadil (generoso como Dios)
  4. Gibrán (el valiente de Dios)
  5. Inay (parecido a Dios)
  6. Joel (Dios es mi salvación)
  7. Rafael (Dios te sana)
  8. Simón (el que ha escuchado a Dios)
  9. Tobías (Dios es bueno)
  10. Uriel (iluminado por Dios)

Te puede interesar: Nombres raros y ridículos, ¿qué opina la Iglesia?