15 de mayo: La Iglesia Católica celebra a San Isidro Labrador

San Isidro Labrador es el patrono de los campesinos y agricultores.
San Isidro Labrador.
San Isidro Labrador.

San Isidro Labrador es el patrono de los campesinos y agricultores de todo el mundo, pues él vivió en estos ambientes como jornalero y conoció bien los quehaceres del campo y los ciclos de siembra y cosecha, las técnicas de cultivo, y además es uno de los más santos más queridos y venerados de España.

Él nació en hacia el año 1070 cerca de Madrid y desde joven era muy devoto, pues a diario acudía a la iglesia y rezaba en el campo la Liturgia de las Horas. Se saben algunos rasgos de su vida a través de un documento que fue encontrado en 1504 en la iglesia de San Andrés, y que es conocido como Códice de San Isidro y que fue escrito a finales del siglo XII.

Leer: 25 de febrero: Beato Sebastián de Aparicio, patrono de los transportistas


Estuvo casado con otra campesina que conoció en Torrelaguna, y con ella tuvo un hijo; por su mediación, Dios realizó al menos cinco milagros, pero le atribuyen otros que fueron rescatados conforme a la tradición popular, que de manera oral fueron muy útiles durante su proceso de beatificación, hacia 1619, cuando Paulo V lo elevó a los altares. 

Él fue el primer laico casado en alcanzar esta dicha en España, y su proceso para declararlo santo fue promovido por la Casa Real de los Austrias. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV el 12 de marzo de 1622, y en 1960, Juan XXIII lo declaró santo patrono de los agricultores españoles, quienes lo invocan cuando hay sequías y se requiere de lluvia, o, por el contrario, cuando hay excesos de lluvia que pueden podrir la cosecha. “San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol”, reza un refrán popular convertido en oración.

Él falleció el 15 de mayo de 1130, y sus restos reposan en el altar mayor de la Colegiata de San Isidro en Madrid; su fiesta litúrgica es el 15 de mayo. 

Es representado en el arte sacro como sencillo labriego, en actitud de oración, mientras un ángel empuña el arado para que él siga rezando, lo que hace alusión a uno de los milagros que le atribuyen, o también trabajando la tierra.

Su devoción se ha extendido por todo el mundo, principalmente en el sector rural, donde le han dedicado capillas y templos, e incluso, algunos pueblos o instituciones pías llevan su nombre.

En Tixtla, Guerrero, por ejemplo, ese día, los campesinos hacen una gran fiesta y las yuntas son adornadas con flores y papel picado, en gratitud con los animales por el trabajo prestado al hombre durante todo el año, y por supuesto, celebran con júbilo a San Isidro Labrador.

Comentarios