10 puntos a considerar ante la petición que hizo Madonna al Papa

Madonna publicó un tuit muy polémico dirigido al Papa Francisco. Dice ser católica y pide que le levante 3 excomuniones. ¿Cómo entender esto?
Madonna pide audiencia con el Papa Francisco.
Madonna pide audiencia con el Papa Francisco.

Como sacerdote que soy, atendiendo una comunidad parroquial en la Arquidiócesis Primada de México, no tenía noticia de esto. Pero cuando me enteré, de verdad que me sorprendieron las declaraciones de una  figura pública del espectáculo mundial, como Madonna, quien dice ser católica y pide al Papa Francisco una reunión para que le “levante” la excomunión, pues asegura que tres veces ha sido excomulgada.

Te puede interesar: ¿Los divorciados vueltos a casar están excomulgados?

Comparto estos 10 puntos de reflexión, en términos futbolísticos; es decir, a bote pronto:




Primero. Que sea católica por su Bautismo. Todos los hombres estamos llamados a la redención, y la Iglesia, como Madre, siempre espera el regreso del hijo que se fue de la casa y se alejó del amor del Padre, de aquel que rompió la comunión.

Segundo. La excomunión es la peor sentencia para los hijos de la Iglesia, cuestión que no depende de la misma Iglesia, tampoco del amor de Dios, sino de las actitudes que tomamos ante nuestro Padre y ante los hermanos.

Tercero. Cuando un fiel católico es excomulgado, simplemente se señala que ya no es parte de la comunidad; no es castigo, es la exposición de una realidad. Diríamos: “solito se cortó, se separó”; la Iglesia, con una “sentencia formal” o de “forma automática”, señala que ya está fuera, pero no cierra las puertas si la persona regresa y de nuevo se reincorpora, lo cual nos llena de alegría.

Cuarto. ¿Cómo entender lo que es la excomunión? Perdón por la comparación: cuando un hijo se sale de su casa y se aleja de la familia, a pesar de los múltiples ruegos de sus padres y de sus hermanos, después de un tiempo, ante la pregunta de ‘¿dónde está tu hijo o dónde está tu hermano?’ Con dolor se acaba diciendo: él se salió, nosotros no lo corrimos. Cuando uno abandona un trabajo, no hay de otra que decir: ‘él lo abandonó y lo votó‘.

Quinto. Como Iglesia no corremos a nadie, ni se busca excomulgar a nadie. No queremos que nadie se aleje, queremos y buscamos integrar. No estamos para condenar a nadie. En este tiempo de Pascua resuena la voz de Cristo resucitado: “No he venido para condenar al mundo, sino para que todos los hombres se salven”.

Sexto. En las empresas, escuelas, partidos políticos, en todo tipo de asociaciones civiles, se acostumbra que cuando alguien no cumple o ya se cambió, se informa al resto del equipo: “tal persona ya no colabora, no trabaja con nosotros” (ya no es de los nuestros).

Séptimo. Llama la atención que Madonna quiere ver al Papa Francisco, y tiene ese derecho, si es posible que el Santo Padre la reciba, ¡bendito Dios! Pero que sea porque quiere volver y no para sacarse la foto. Por cierto, a mí también me gustaría que me recibiera el sucesor de Pedro.

Octavo. Si ella está excomulgada, que busque a un sacerdote cercano, y él le orientará. En cada Diócesis está el obispo y sacerdotes penitenciarios, dispuestos a acompañar la reincorporación a la comunión eclesial. No es necesario ir a Roma con el Santo Padre.

Noveno. Si en verdad nuestra hermana Madonna quiere volver a la Iglesia, es fácil: que se acerque y toque la puerta, se le recibe con el corazón y los brazos abiertos.

Décimo. Hay que ser muy cuidadosos ante este tuit, ¿propaganda o sinceridad? Madonna se ha distinguido -por lo que transmiten los medios- en algo escandaloso y contra la fe de la Iglesia que profesamos. Espero y pido a Dios que sea de corazón. Para un verdadero perdón y una real incorporación a la Iglesia, debe manifestarse en sus obras.