La voz del Papa

Viacrucis del Papa: Una oración por los pobres y las víctimas de trata

El Papa Francisco hizo un llamado para que recordemos que la cruz de Cristo simboliza el sufrimiento actual de muchos seres humanos.
Papa Francisco en el Coliseo Romano. Foto: Vatican Media.
Papa Francisco en el Coliseo Romano. Foto: Vatican Media.

Una cruz monumental, iluminada por antorchas y velas que representan la persecución que sufrieron los cristianos bajo las órdenes de Nerón después de la muerte de Jesucristo, fue el punto central en el Coliseo romano donde  el Papa Francisco culminó el Viacrucis en este Viernes Santo.

“Señor Jesús ayúdanos a ver en tu cruz todas las cruces del mundo, la cruz de personas sedientas de pan y amor, la cruz de personas sedientas de justicia y paz, la cruz de los migrantes que encuentran sus puertas cerradas a causa del miedo y los corazones blindados por cálculos políticos, la cruz de los pequeños heridos en su inocencia y pureza”, oró el Papa ante cientos de personas.

Aunque el Santo Padre no presidió las reflexiones del recorrido, migrantes y trabajadores sociales de diferentes causas sociales se encargaron de hacer los relatos y caminar las 14 estaciones del Viacrucis.

El final del Viacrucis en el Coliseo de Roma. Foto Vatican Media.

El final del Viacrucis en el Coliseo de Roma. Foto Vatican Media.

Las reflexiones

Las actividades de este Viernes Santo se realizaron bajo el lema “Con Cristo y con las mujeres en el camino de la cruz” y las reflexiones de las 14 estaciones fueron realizadas por Sor Eugenia Bonetti, misionera de la Consolata.

La primera estación, cuando Jesús es condenado a muerte por Poncio Pilato, inspira a la oración “por los responsables, para que escuchen el grito de los pobres”.

También se hizo una invitación a reconocer “los nuevos crucificados de hoy: los sin techo, los jóvenes sin esperanza, sin trabajo y sin perspectivas, los inmigrantes obligados al margen de nuestra sociedad, después de haber enfrentado sufrimientos sin precedentes”.

Además de los textos de Sor Eugenia, se leyeron diversas historias en las que se daba cuenta de las atrocidades cometidas contra mujeres y niños en diferentes partes del mundo.

La religiosa es directora de la Asociación “Slaves no more” (No más esclavos) y quiso viajar “junto con todos los pobres, los excluidos de la sociedad y los nuevos crucificados de la historia de hoy, víctimas de nuestros cierres, poderes y legislaciones, ceguera y egoísmo, pero sobre todo de nuestros corazones endurecidos por la indiferencia”.

Lee: Viacrucis del Zócalo, una emotiva representación ante Catedral